EFE.- El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), principal patronal de Nicaragua, pidió este lunes una respuesta a la pandemia del COVID-19 sin cálculos políticos al presidente Daniel Ortega, criticado por no establecer restricciones en la crisis sanitaria porque considera que la economía “no se puede detener”.

En un documento en el que nuevamente propusieron a Ortega una guía para enfrentar al coronavirus SARS-coV-2, que causa el padecimiento de COVID-19, los empresarios solicitaron una respuesta inmediata a la crisis.

“La respuesta a esta crisis tiene que estar al margen de cualquier cálculo político. La vida de los nicaragüenses es primero”, resaltó el Cosep.

Desde la semana pasada se corre el rumor de que Ortega está interesado en que el COVID-19 golpee fuerte a Nicaragua, para tener una razón que le permita suspender las elecciones de 2021, con el objetivo de extender su mandato, que inició en 2007, y que ha revalidado en elecciones que la oposición califica de fraudulentas.

El rumor fue alimentado por algunos sandinistas conocidos, quienes señalaron dicha estrategia a través de medios oficialistas.

SILENCIO Y SIGILO

La solicitud de los empresarios fue emitida en medio del silencio de las autoridades respecto nuevo coronavirus, a la vez que proliferan las denuncias de personas que son enterradas en ataúdes sellados, y en sigilo, en horas de la noche, una situación atípica en Nicaragua.

El Cosep demandó a Ortega que “asuma y aplique” las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), agilice la entrega de registros sanitarios e incentivos fiscales para productos de protección ante el COVID-19, e inicie una campaña masiva de educación sobre la enfermedad y cómo evitarla.

Asimismo, solicitó que las pruebas de COVID-19 sean realizadas “en calidad y cantidad en los sistemas de salud público y privado”, ya que las mismas están centralizadas en el Ministerio de Salud, que únicamente reporta 16 casos confirmados, entre ellos cinco muertos, y niega la transmisión local comunitaria.

Finalmente, los empresarios piden a Ortega que incremente los recursos para la salud, y garantice los servicios básicos sin interrupción.

MANEJO DE LA PANDEMIA

EL Gobierno de Nicaragua, que ya brindaba información escasa y confusa sobre la pandemia, dejó de referirse a la misma a inicios de la semana pasada.

Tanto la OPS como la Organización de los Estados Americanos (OEA), han mostrado su preocupación por Nicaragua.

Cinco exministros de salud nicaragüenses han advertido a la OMS que el país centroamericano está en “riesgo extremo”, por la forma en que Ortega maneja el COVID-19.

La oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), han recomendado a Ortega que garantice el derecho de la salud en Nicaragua.

Puedes leer: Costa Rica, El Salvador, Panamá y Honduras recurren al FMI por COVID-19