La compra de combustibles este año caería hasta en 300 millones de dólares atribuido a un descenso del 75 por ciento en el consumo interno durante la emergencia por la pandemia del COVID-19, estimó la directora ejecutiva del Consejo Hondureño de la Industrias Petrolera (Cohpetrol), María Eugenia Covelo.

La demanda interna ronda los 22 millones de barriles de carburantes al año, un promedio de 1.8 millones de barriles mensuales a través de la comercialización en gasolineras, generación de energía e industrias.

“Hemos tenido una caída fuerte en el consumo a nivel nacional, las ventas de las gasolineras han bajado más del 75 por ciento en lo que va de estos dos últimos dos meses”, apuntó Covelo.

Puedes leer: Protestan con “cacerolazos” por manejo de COVID-19 en El Salvador

Las compañías importadoras programan sus compras basado en estadísticas y la demanda que prevén para los meses subsiguientes.

“Definitivamente va a afectar el crecimiento, el año pasado la factura petrolera fue arriba de 1,500 millones de dólares, este año de continuar esta situación, podría andar entre 1,200 a 1,300 millones de dólares”, amplió.

La fuente del sector privado destacó que para los consumidores nacionales es un beneficio porque durante los últimos dos meses no se han visto en la obligación de usar una parte de su presupuesto para suplir su vehículo con combustible.

“En la economía familiar si pueden ver un impacto positivo de esta reducción en la demanda y en el consumo del combustible”, refirió. Otro elemento positivo que se va a poder ver a final de año, es que como país no tendrá que erogar tantos dólares para el pago de la factura petrolera como en años anteriores, concluyó María Eugenia Covelo.

No olvides leer: Panamá extiende suspensión de vuelos internacionales hasta el 22 de junio por coronavirus

DATOS

La importación de combustibles, incluyendo de energía eléctrica, superó los 1,550 millones de dólares en el 2019 de acuerdo con el informe del Banco Central de Honduras (BCH). Mientras, de enero a febrero pasados, sumó 263.2 millones de dólares, cuando la economía operaba con normalidad, previo a las medidas de aislamiento para evitar la propagación del coronavirus en el país.

*En alianza con La Tribuna de Honduras