Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), estimó que se pueden perder hasta 400,000 empleos para junio, debido a los efectos del COVID-19.

En entrevista con El Heraldo, Sikaffy sostuvo que lamentablemente el COVID-19 está acabando con muchas empresas. “Hablando en términos médicos, hay muchas empresas que hoy se encuentran en cuidados intensivos y quien sabe que podamos recuperarlas”, agregó.

El empresario considera que es necesario que se analicen las medidas para promover una reapertura inteligente, responsable y segura de las empresas.

Puedes leer: Honduras aprueba 24 protocolos para regresar a la vida laboral

“Nosotros hemos hecho lo que corresponde, hemos elaborado estrictos protocolos de bioseguridad por sector para que las empresas las puedan aplicar y de esa forma programar una apertura de los diferentes sectores económicos con todas las medidas que sean necesarias”, expone.

“Se han hecho varias propuestas, ahora se trabaja en una mesa con diferentes sectores de la sociedad en una apertura a la nueva normalidad, pero algo que debemos de manifestar que en esta mesa tenemos poco tiempo para buscar soluciones a los problemas de salud, a los problemas que ayuden a tener medios económicos de subsistencia a todos los hondureños”, señaló.