El 90% de las 1.5 millones de microempresas del país no tiene acceso a las políticas gubernamentales de apoyo económico implementadas para librar los efectos de la pandemia del Covid-19, debido a que opera en la informalidad. Y por si fuera poco, la mayoría tampoco cuenta con la posibilidad de acceder a un crédito de la iniciativa privada, porque sus propietarios no están bancarizados.

Desde el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM) han incluido a los pequeños negocios que han podido identificar en el programa “Quédate en casa”, que consiste en una tarjeta en la que el Estado les deposita dinero para que puedan comprar alimentos básicos en los supermercados. Esto, hasta el 30 de mayo, de manera que den sustento a sus familias.

Lo invitamos a leer: Las Mipymes salen del ‘lado oscuro’ en República Dominicana

“Eso ha surtido un efecto parcial. Sabemos que esa ayuda del programa no está llegando a todos, por lo que estamos evaluando qué mecanismo pudiéramos usar para identificar a los microempresarios que faltan”, asegura Ignacio Méndez, viceministro de Fomento a las Mipymes de la dependencia.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) generan alrededor de 2.7 millones de empleos y aportan el 38% del Producto Interno Bruto (PIB). El ministerio indica que ahora tienen un mayor interés en estar visibles para acceder a las facilidades y no desaparecer.

Quitando a las micro, la mayoría de este bloque de negocios, que suma 18,000 registros, están formalizadas, asegura Méndez, por lo que pueden acceder a prórrogas en el pago de impuestos, ayudas para el pago de nóminas hasta el 30 de mayo y préstamos a tasas preferenciales.

En febrero pasado, el Estado creó el Régimen Simplificado de Tributación para facilitar la formalización de las empresas, pero hasta ahora no ha surtido los efectos esperados “por falta de una comunicación efectiva con los empresarios”, indica Méndez.

El peso de las mipymes
La Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa (Codopyme) advierte de la difícil situación que pasa el sector, por lo que propone que se le permita renegociar préstamos existentes bajo nuevas condiciones, además de que les exenten del pagode intereses por un periodo de seis meses y que los pagos que realicen sean aplicados directamente al capital.

Medidas monetarias, como la de otorgar mayor facilidad de crédito, no representa la mejor ayuda para las empresas en estos momentos, asegura Miguel Collado, economista senior del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES).

Indica que los empresarios tendrán verdadera ayuda si el gobierno reduce el Impuesto sobre Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) y elimina el Impuesto Sobre la Renta, el de los activos y el de transferencias bancarias, entre otros.