FUNDADORES: Pilar Martínez y John Gohring (startup)
AÑO: 2013
ÁREA: Agricultura sostenible
PAÍS: Nicaragua
INV. INICIAL: 20,000 dólares
FACT. ANUAL: 450,000 dólares
ESTIMACIÓN 2020: 750,000 dólares (facturación)

Por Mirna Gutiérrez
En 2013, Pilar Martínez y John Gohring fundaron Cosecha Partners (CP), una startup que pretende combatir la pobreza y el cambio climático con un modelo de negocio social que apoya a los pequeños productores más desfavorecidos y a grupos minoritarios de Nicaragua.

La empresa facturó 450,000 dólares en 2019 y para 2020 estima alcanzar 750,000 dólares, por lo que buscará posicionarse en rubros de cultivos no tradicionales como cacao, chía y macadamia e incorporar otros productos como soya y ajonjolí negro.

Este proyecto busca mitigar algunos de los problemas que enfrenta el país. Por ejemplo, es la nación más pobre de Latinoamérica, de acuerdo con el Banco Mundial (BM), además de ser la sexta más vulnerable en el mundo a los efectos del cambio climático, como indica el reporte Global Climate Risk Index 2019.

Ante tal hecho, este negocio de agricultura orgánica regenerativa ayuda a los campesinos a desarrollar resiliencia contra las hostilidades del medio ambiente, restaurar la capacidad productiva de sus tierras y generar mejores ingresos.

Pilar Martínez. Foto: Fernando Luna/Forbes Latam.

Asimismo, brinda asistencia profesional agronómica, acceso a financiamiento, prácticas de crecimiento sostenibles y estándares comerciales éticos, lo que permite que quienes se dedican a cultivar la tierra puedan moverse de rubros tradicionales a no tradicionales, para así conectarse con mercados globales.

La empresa trabaja con propietarios que cuentan con menos de ocho manzanas, en un enfoque de sistemas agroforestales centrados en cultivos de alto valor, además de que les da acceso a cadenas más lucrativas y a la posibilidad de aumentar su productividad y la calidad de sus alimentos.

“Los pequeños agricultores son el corazón y el alma de nuestro movimiento”, afirma la cofundadora de la startup.

En el periodo 2017-2018, CP logró incrementar los ingresos de las familias en 122% y disminuir la extrema pobreza a la mitad en una zona donde los niveles de carencia eran de 75% y se vivía con menos de 1.25 dólares al día.

Asimismo, ha convertido en producción orgánica más de 1,500 hectáreas y exportado los productos a Europa, Asia, Estados Unidos y Centroamérica. A la fecha ha impactado a 1,500 beneficiados y planea llegar a más de 5,000 agricultores en los próximos cuatro años.

“Estamos fomentando emprendedurismo a nivel de los productores, para que sus parcelas generen negocio y vean que hay rubros que les permiten vincularse con los mercados internacionales, que les pagarán más por sus productos”, asevera Martínez.