A 9,448 kilómetros de distancia de El Salvador, el emprendedor Nelson Javier Mejía está triunfando en Alemania debido a que su proyecto Karmakurier fue seleccionado por el gobierno alemán entre 1,500 proyectos durante el mes de marzo, luego de que la administración germana buscara soluciones concretas a problemas relacionados con la actual pandemia del COVID-19.

En una llamada telefónica, Mejía cuenta que tras estar decepcionado con los “servicios de innovación” y workshops que tomó en su formación profesional se dio cuenta de la necesidad de crear su propio proyecto. “Todo el tiempo me molestó mucho las formas completamente ineficientes de trabajar y sabía que podía cambiar todo esto si empezaba mi propia compañía para atacar estos puntos mencionados”, explica.

Sus dos proyectos en Alemania son Karmakurier y weSpark, el primero lo creó en menos de 48 horas gracias a las facilidades en Alemania, mientras que el segundo es una agencia de innovación.

Respecto al financiamiento de sus proyectos, Mejía explica que ahorró 25,000 euros durante dos años para poder dar vida a estos. “La mayor parte de los costos se van en cubrir los costos privados de vida mientras no hay ingreso en los primeros meses”, añade.

A tomar riesgos

Mejia tiene el ADN emprendedor gracias a sus padres, ya que le dieron el ejemplo de vencer sus temores y poner énfasis en sus metas y sueños.

“Desde pequeño siempre me visualizaba como un futuro emprendedor y desde que tomé la decisión de emprender, continuamente encontré confianza en pensar que posiblemente, el ‘emprendedurismo’ corre en mi sangre”, comenta.

Un paso decisivo en su carrera fue trabajar en un departamento relacionado con la innovación en Lufthansa.

“Mientras trabajaba en Lufthansa, ya había pensado incontables veces en emprender. Pero hacía falta ese momento detonador que iba a desencadenar una serie de decisiones que resultaría en la creación de weSpark y luego de Karmakurier. En mi caso, tuve un par de grandes cambios en mi vida personal y durante esos pasados días de gran incertidumbre emocional, decidí emprender y tomar el completo control de mi vida”, resalta.

Claves para emprender

Este emprendedor salvadoreño cuenta que pidió un día en su empresa (Lufthansa) por razones personales, pero este tiempo lo aprovechó para convertirse en empresario un 22 de marzo del 2019 debido a que fundó su primera compañía weSpark.

“En momentos difíciles es muy fácil sucumbir al miedo. La actitud que tenemos y el rol que tomamos frente a una crisis hace la diferencia entre el éxito y la derrota. Cuando las primeras noticias sobre el COVID-19 llegaron a Alemania, empecé a elaborar un plan para weSpark, con la idea de encontrar nuevas oportunidades para crecer y aprender. Eventualmente participé en el hackathon y así nació mi segunda empresa, Karmakurier, esta vez como co-fundador en medio de una de la situaciones más surreales y difíciles del nuevo milenio”, expone.

A continuación, Nelson Javier Mejia nos da sus tres claves para emprender y arriesgarse en esta aventura.

  • Unir fuerzas: para poder triunfar van a tener que trabajar con otras personas que compartan su visión pero que compensen con perspectivas y habilidades distintas a las que ya tienen. En el mundo de la innovación decimos que siempre se encuentra gran calidad en las grandes cantidades (de ideas) y que los equipos heterogéneos siempre dan los mejores resultados. No olviden de compartir los éxitos como equipo y siempre dar gracias a todas las personas que hicieron los resultados de sus proyectos posibles.
  • Crear una red de contactos: las ideas revolucionarias ocurren cuando uno está expuesto a bastantes perspectivas de diferentes personas. Lo mejor es aprender de los demás, cuáles son sus retos, sus necesidades, sus motivaciones, etc. Esto nos ayuda a saber, por lo que no nos aferrarnos a nuestras propias ideas y saber adaptar nuestros proyectos para positivamente afectar las vidas de los demás.
  • Sobre todo se encuentra la actitud: Al final, lo más importante es tener la actitud del emprendedor. Todas las habilidades que mencionamos antes se pueden adquirir con el tiempo, pero para tener la actitud correcta, tenemos que estar inspirados y encontrar nuestra causa y lo que queremos cambiar en el mundo.