Por Gustavo Sorgente*

Veinte años atrás un científico llamado Bill Joy muy respetado en el Silicon Valley y a quien tuve el placer de conocer personalmente escribió un postulado titulado “The future doesn’t need us” (El futuro no nos necesita). Allí, Joy hacia referencia al uso ético de la tecnología y especulaba con las consecuencias del fácil acceso que la sociedad tendría a poderosas computadoras, redes de comunicación e inmensos volúmenes de información que para todos ya es una realidad hoy.

Así como la tecnología es el eje del progreso, también puede ser un acelerador de crisis. Cuando hablamos de uso ético de la tecnología, me gustaría abrir dos instancias :

  1. Una donde gente bien intencionada en busca de innovación y  éxito financiero, genera huecos sociales que agrandan la brecha. No estoy en contra de esas innovaciones, pero creo que los gobiernos , las universidades y las empresas deberían planificar las transiciones para permitir que la gente se eduque y se reubique en el sistema productivo a medida que se transicional. Políticos con visión, pueden crear una transformación real si planifican el impacto de las nuevas tecnologías en el trabajo del futuro. Por el contrario, políticos de la vieja guardia o demagogos que no atiendan este tema,  pueden dejar a sus países totalmente fuera del esquema competitivo global
  • La otra instancia  es el acceso  a la tecnología por parte de  fuerzas perversas, personas o gobiernos  que atentan contra la privacidad y la seguridad de individuos y empresas. Desgraciadamente el Cyber crimen es una industria bien fondeada que atenta directamente contra nuestro bienestar. Sin nombrar la manipulación de la información y la difamación, que atenta contra nuestra libertad de pensamiento condicionando las ideas a falsos parámetros y contextos distorsionados.

Sin duda, la ética juega un rol central en el mundo tecnológico  y en el impacto que la innovación tenga en nuestras vidas y negocios.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los avances tecnológicos no significan nada si los seres humanos no tomamos un rol central en la aplicación de esas tecnologías.

La idea de que un robot controlara nuestras vidas y tomara nuestros empleos solo se materializara si los humanos somos pasivos a estos avances. Depende de todos crear esa ética e imponerla a los que nos rodean.

El futuro nos necesita mas que nunca.

*Managing Director Cisco Systems Latin America

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.