EFE.- El ambiente para los negocios en América Latina cayó desde 14.1 puntos negativos en enero hasta 60.4 puntos negativos en abril, su peor nivel histórico, como efecto de la pandemia del COVID-19, según el estudio divulgado este martes por el centro brasileño de estudios económicos Fundación Getulio Vargas.

El llamado Indicador de Clima Económico (ICE) en Latinoamérica, que la institución brasileña mide trimestralmente a partir de entrevistas a 117 especialistas de 15 países de la región, bajó a su menor puntuación desde enero de 1989, cuando fue realizado por primera vez.

El nuevo nivel del indicador se ubicó incluso por debajo de los 48.7 puntos negativos en que estuvo en enero de 2009, hasta ahora el peor y cuando la región sintió los efectos de la crisis financiera mundial de 2008, según la Fundación Getulio Vargas.

De acuerdo con el estudio, “el indicador venía manteniéndose en terreno negativo desde abril de 2018 y había recuperado un poco de las pérdidas en enero de 2020, pero ahora se desplomó como efecto de la pandemia COVID-19”.

La entidad afirmó que la crisis sanitaria generada por la pandemia “revirtió la tendencia de mejoría que venía registrándose en los indicadores de clima económico en América Latina y sugiere la entrada de la región en una fase recesiva”.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), como consecuencia de la paralización de actividades en la mayoría de países de la región para hacer frente a la pandemia, América Latina y El Caribe sufrirán en 2020 su peor contracción económica desde 1930, con una caída en el Producto Interior Bruto (PIB) regional estimada de -5,3 %.

LA COYUNTURA Y LAS EXPECTATIVAS EMPEORAN

El estudio de la Fundación Getulio Vargas mostró que el Índice de Situación Actual (ISA), que mide la evaluación de los economistas sobre la coyuntura económica y que venía recuperándose hasta comienzos de este año, bajó ahora desde 53,8 puntos negativos en enero hasta 89,9 puntos negativos en abril, igualmente su peor resultado histórico.

Por su parte, el Indicador de Expectativas (IE), que mide la proyección de los economistas para los próximos seis meses y que venía registrando resultados positivos desde julio pasado, también se desplomó, hasta 23,1 puntos negativos en abril, “afectado por el deterioro de las expectativas” en la región.

“Los resultados muestran que Latinoamérica estaba en una fase de recuperación del ciclo económico a comienzos de 2020, con el indicador de expectativas mejorando y positivo, y el de situación actual negativo pero mejorando”, afirma el informe.

Pero, agrega, “los resultados de abril muestran que la pandemia hundió la región en una fase de recesión, con reversión de las expectativas y un empeoramiento muy expresivo en las evaluaciones sobre la situación actual”.

Por países, pese a un ligero empeoramiento en Chile y Ecuador, todas las naciones de la región registraron una mejoría de su índice de clima para los negocios entre octubre de 2019 y enero de 2020, pero ahora todas, sin excepción, tienen niveles indicadores negativos, muchos de los cuales históricos.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

 

También te puede interesar