EFE.- La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, se muestra preocupada por el aumento de la pobreza en América Latina que causará la pandemia, y urge a acelerar las decisiones para ayudar a los más vulnerables: “si no, el confinamiento será ineficaz”.

En una entrevista con Efe, la costarricense, que afronta su séptimo año al frente de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), remarca que si se da un “atraso en el ingreso” de ayudas económicas para la gente “más vulnerable”, esta “tendrá que salir a la calle a buscar su sustento y el de su familia”.

La que fuera vicepresidenta de Costa Rica alude a la estimación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de que casi 30 millones de latinoamericanos caerán en la pobreza, “16 millones de ellos por debajo de la pobreza extrema”.

“Esto significa hambre, significa que las personas no serían capaces de cubrir sus necesidades básicas”, advierte.

LA PANDEMIA LLEGA A UNA AMÉRICA LATINA DEBILITADA

La pandemia deja ya más de 5 millones y medio de contagios en el mundo, de los que América Latina contabiliza cerca de 800.000, con Brasil a la cabeza tanto en contagios (391.222) como en defunciones (24.512), según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Según Grynspan, la pandemia se intensifica en la región cuando esta se encuentra “en situación de debilidad” económica, con un crecimiento “muy bajo en los últimos siete años”. Cepal sitúa el periodo 2014-2020 como el de menor crecimiento en la región en los últimos 70 años.

La crisis del coronavirus “encuentra a la región con mayores debilidades que en 2008, cuando pudimos implementar muchas políticas anticíclicas porque habíamos tenido muy buenos años de crecimiento y por lo tanto mayor espacio fiscal y financiero”, afirma.

“Hay un llamado muy fuerte por ejercer mucha rapidez y flexibilidad por parte de los bancos de desarrollo, pero en 2008 vimos que se reforzaba el capital de estos bancos para tener una mayor capacidad de llegada y en estos momentos no estamos viendo eso”, analiza.

“Es algo que preocupa enormemente a la comunidad económica”, añade, al tiempo que lamenta que “la respuesta internacional y multilateral” haya sido “mucho más débil y mucho más lenta” que entonces.

ES MOMENTO DE APOYAR A LA OMS

A pesar de que dicha respuesta internacional ha sido más lenta, Grynspan alienta a países y ciudadanos para mostrar confianza en el sistema multilateral y pide “apoyar a la Organización Mundial de la Salud” (OMS) en un momento en el que está más cuestionada que nunca, entre otras cosas por la amenaza de Estados Unidos de abandonar el organismo.

Recuerda la carta conjunta que políticos, funcionarios de Naciones Unidas y otros líderes nacionales dirigieron a la asamblea anual de la OMS celebrada los pasados 19 y 20 de mayo, en la que pedían que el tratamiento contra la covid-19, cuando este se descubra, sea universal.

En la asamblea, la comunidad internacional reclamó que el acceso sea “oportuno y sin trabas” para todos los países, no solo a los futuros tratamientos y vacunas sino también a otras tecnologías que se descubran para combatir la enfermedad.

Estados Unidos, uno de los países donde la investigación de una posible vacuna está más avanzado, especificó entonces que la cesión de estas tecnologías debe ser voluntaria y temporal.

“Si no es de acceso universal tendremos segundas, terceras y cuartas olas porque en la medida en que haya algún país o algún sector que se quede fuera del tratamiento, ese será un foco de infección para el resto”, advierte la secretaria.

LA CUMBRE IBEROAMERICANA SE MANTIENE

A espera de la evolución de la pandemia, la Cumbre Iberoamericana de Andorra, un pequeño país entre Francia y España, se mantiene para la fecha prevista, el 26 de noviembre de este año.

Las reuniones preparatorias, que habían sido pospuestas, cuentan con nuevas fechas y se harán de forma telématica en la segunda mitad del año.

“Andorra es la que tomará la decisión de si (la cumbre) se hace de manera física o virtual, pero por ahora la programación sigue adelante con las fechas que teníamos”, contó Grynspan, quien adelantó que a la agenda inicial se suma una nueva reunión sobre salud, ciencia y tecnología que tendrá lugar en julio.