Por Carole Hart

Mientras transitamos la curva de la pandemia expectantes y deseosos de que llegue a su fin, la incertidumbre es el sentimiento más generalizado en todos los sectores de la sociedad. Sin embargo, si nos distanciamos por un momento de la ebullición emocional que impera y observamos con cabeza fría, podemos empezar a proyectar las seis tendencias que liderarán el comercio Post Coronavirus:

  1. La revalorización del producto local y el turismo interno

Ante la imposibilidad de viajar fuera del país de origen y la necesidad de activar la economía local con la mayor diligencia posible, consumir el producto local es, sin duda, una de las principales acciones estratégicas a empujar para activar la economía. Esto se convierte en una oportunidad para las marcas y comercios locales que pueden encontrar su gran momento en esta coyuntura.

2. Más higiene, menos calor humano

La asimilación del distanciamiento social y la conciencia y temor por el contagio de un virus, del que hasta que no se confirme vacuna estará al acecho, hará que los consumidores demanden a los comercios medidas de seguridad e higiene estrictas aún después del confinamiento.

Esta experiencia de confinamiento, también pasará factura a nuestra calidez latina. Seremos definitivamente mucho más precavidos a la hora de socializar, midiendo nuestras distancias y contacto físico, por un buen rato.

3. Total adaptación al e-commerce

Sí, señor; para aquellos negocios que más resistencia tenían a implantar de manera total su e-commerce, llegó el momento de apostarlo todo. Sectores que tradicionalmente las personas preferían ir a ver y evaluar personalmente los productos, como el supermercado y artículos para el hogar, tendrán que adaptarse y organizar su logística para proveer un e- commerce eficiente, así como considerar la asesoría y los servicios online.

Oportunidad de emprendimiento en sectores clave

Esta crisis abrirá un sinfín de oportunidades para múltiples sectores como el tecnológico, con la alta demanda de servicios para optimizar protocolos de teletrabajo, la implementación de la formación online, o la seguridad y privacidad en las comunicaciones online. Asimismo, vuelve el auge de las impresoras 3D, una herramienta de valor para optimizar el desarrollo de materiales en serie.

Por otro lado, también la cultura, el ocio y el entretenimiento se reinventan de forma online, al realizar eventos y conciertos, entre otras ofertas culturales, que podemos disfrutar desde la comodidad de nuestra casa, y es que puede pasar mucho tiempo mientras volvemos a la normalidad.

El intercambio profesional global

Cómo ha quedado demostrado en esta etapa pandémica, la colaboración entre profesionales no presencial ha sido exitosa, lo que abre definitivamente un nuevo modelo de trabajo. Este panorama supone una excelente oportunidad donde las marcas y las empresas pueden enriquecerse de talentos de alto nivel, con distintos puntos de vista, así como de un bagaje de experiencia multicultural, totalmente valioso en un mundo definitivamente más global, abierto e interconectado.

La salud es lo primero, para la gente y para el planeta

El trauma pandémico se reflejará en una elevada demanda de productos que garanticen sistemas de salubridad y sostenibilidad. La conciencia por la protección del planeta y sus recursos naturales crece en las generaciones que aún no estaban tan concienciadas y se mostrarán más interesadas en empresas, servicios y productos que promueven un estilo de vida más saludable.

Carole Hart es Directora General de Hart Agencia Creativa.

www.hart.com.do

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/carole-hart-a4977624/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.