Reuters.- El Congreso de El Salvador aprobó una nueva ley de emergencia para enfrentar los efectos del coronavirus y la reanudación gradual de la actividad económica en el país centroamericano, sin embargo, el presidente Nayib Bukele anunció que la vetará.

La ley, aprobada el sábado en la noche con 56 votos de los 84 posibles, permitiría al gobierno, según legisladores, establecer una estrategia de salud y de reanudación de labores, garantizar derechos humanos y laborales, regular las cuarentenas, y adquirir préstamos, entre otras.

Esta es la segunda ocasión en la que el Congreso aprueba una ley similar y que enfrenta resistencia del presidente, profundizando los choques de Bukele con los legisladores y con el poder judicial.

Por orden de la Corte Suprema de Justicia, diputados y funcionarios del Ejecutivo discutieron por seis días el contenido de la ley, pero no lograron acuerdos por la duración de una cuarentena, la circulación del transporte público y la movilidad limitada de las personas.

El presidente Nayib Bukele había solicitado al Congreso una última cuarentena “estricta” por 15 días supuestamente para bajar al mínimo los contagios, a cambio de reanudar la actividad económica cuando terminara la medida.

Los diputados aprobaron que los trabajadores del sector privado reanudaran labores el 8 de junio y los empleados del gobierno el 15 de ese mismo mes, mientras que Bukele amenazó con reactivar las empresas hasta el 15 de julio.

“Ellos saben que esta propuesta de ley será vetada. Su interés no es reactivar la economía. Muchos menos les interesa la vida y la salud del pueblo. Su trabajo es meterle zancadilla al Gobierno”, escribió el mandatario en Twitter.

El Salvador, que esta semana reportó unos 142 de casos de coronavirus en el sistema carcelarios, registra 46 muertes y un total de 2,517 casos.