Por Ana Lucía Ola

Por ahora no queda claro si la medida aplica a todo el país, el departamento de Comunicación de Salud afirmó que se aplicará “en donde amerite”.

El protocolo fue adelantado durante el día por Juan Nájera, director del Área de Salud de Quetzaltenango.

“Hay personas que sí pueden quedarse en casa porque no tienen síntomas. Por ejemplo, si usted fuera una persona positiva y no tiene ningún síntoma, no tiene ningún objeto que se vaya al hospital”, explicó Nájera.

La decisión, confirmada ayer por ese ministerio, respondería al cambio de protocolos adoptados para desfogar los hospitales temporales que fueron habilitados para garantizar la atención a pacientes con cuadros más severos, o para las personas en cuyas viviendas no se tengan las condiciones adecuadas para pasar la cuarentena o que padezcan de otras enfermedades.

La decisión sería parte de las primeras acciones recomendadas en el seno de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia Covid-19, presidida por Edwin Asturias, el médico guatemalteco y profesor de Pediatría y Epidemiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado.

Traslado en el IGSS

Los pacientes que el sábado último denunciaron haber permanecido durante varias horas junto al cadáver de una persona que falleció de covid-19 en el hospital del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) de la zona 9, habrían sido trasladados ayer a hoteles y a otros módulos de ese centro asistencial.

El traslado, según el Departamento de Comunicación de esa institución, es parte de la modificación en sus protocolos de atención, para evitar incurrir en una situación similar, aunque no dieron detalles.

Mientras tanto, la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) dijo que lo sucedido demuestra “un total desapego al protocolo de atención, porque, en primera instancia, allí no debe haber pacientes complicados”, como pudo haber sido el caso de la persona fallecida.

Carlos Contreras, presidente de la junta directiva del IGSS, aseguró a Prensa Libre que la investigación de los hechos se inició el mismo sábado y no descartó sanciones administrativas o de otra naturaleza.

Lo sucedido obligó a emprender una evaluación de los protocolos de atención establecidos, para que “no vuelva a pasar”, aseguró, y admitió que fue un error no agilizar la papelería para retirar el cuerpo de la sala en el tiempo establecido.

El área mostrada en el video es la misma que, el pasado 22 de mayo, la PDH recorrió e informó que estaba saturada, a raíz de lo cual logró que se desfogara, pero esta vez de nuevo se evidenció la precariedad en la atención a los pacientes.

Calderón indicó que en esa área no hay separación de pacientes y conviven hombres con mujeres, pero deberían estar únicamente quienes esperan resultados de laboratorio, pues los que están graves deben recibir otro tipo de atención.

“Ningún médico pasa visita a los pacientes porque no les da tiempo. No les dan medicamento. Lo que hay es un total desorden”, señaló la defensora de Salud de la PDH.

La Procuraduría indicó que revisará el expediente clínico de la persona que falleció, para tener detalle de lo sucedido.

“Este un atropello a la dignidad, tanto de la persona que falleció como de las que estaban recibiendo atención”, dijo Calderón.

Agregó que otra razón de la crisis en ese hospital es que trabajan con pruebas GeneXpert, pero al país solo ingresan mil de estas por semana, las cuales deben ser repartidas entre el Ministerio de Salud y el IGSS.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, la cartera ha estado en constante coordinación con las áreas e instituciones de Salud para que sigan el protocolo establecidos para la atención de casos por muerte de covid-19.

Mientras el Ejecutivo señaló: “Lo que el Gobierno exige es que el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social se apegue y respete los protocolos del Ministerio de Salud Publica y Asistencia Social”.

*En alianza con Prensa Libre