Después de varias deliberaciones en una mesa multisectorial, se acordó reabrir la economía en forma progresiva, pero siempre teniendo presente que se tendrán a la disposición 200 mil tratamientos de ¨MAIZ¨ y ¨Catracho¨.

El documento que leyó anoche el ministro de la Presidencia, Ebal Días, dice lo siguiente: Además, habrá una estrecha coordinación entre el Gobierno y los sectores comerciales y productivos del país, protegiendo la salud de las familias, los empleos, el mercado interno y el comercio exterior.

La progresividad con enfoque territorial la progresividad de la reapertura se plantea mediante la Incorporación Económica Progresiva, Ordenada y Segura de Regiones que responden a Patrones Homogéneos relacionados a densidad poblacional, incidencia positiva, capacidad de atención médica y relevancia económica.

En adición y de manera paralela, se propone la continuidad del mecanismo de excepciones, para sectores particulares de la economía que quieren un tratamiento diferenciado.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

ENFOQUE TERRITORIAL
El enfoque territorial parte del reconocimiento de factores diferenciales que caracterizan a cada municipio del país en función de variables que condicionan la reapertura.

DENSIDAD POBLACIONAL:
Expresada en habitantes por kilómetro cuadrado, es un indicador vinculado al riesgo de contagio por la existencia de concentraciones de personas que habitan y circulan, aún bajo los parámetros de confinamiento establecidos por el gobierno.

INCIDENCIA POSITIVA:
Número de casos COVID positivos informados por el SINAGER y desagregados por municipio.

CAPACIDAD DE ATENCIÓN MÉDICA:
Es el resultado cualitativo de la presencia de establecimientos de salud (Hospitales, Cesares, Cesamos, Clínicas y Clípers) existentes en cada municipio, indicando si la suma de los mismos resulta en una Capacidad BAJA, MEDIA o ALTA de atención.

RELEVANCIA ECONÓMICA:
Análisis de cada municipio del país en función del dinamismo comercial derivado de su articulación con mercados internos y externos.

LA PROGRESIVIDAD EN TÉRMINOS DE POBLACIÓN LABORAL
La progresividad en población laboral se proyecta en base a la incorporación del personal total de cada empresa en etapas equivalentes al 20% luego del momento de reapertura. Sin embargo, la progresión inicial varía de acuerdo al comportamiento de cada región.

PLAN DE ACCIONES PREPARATORIAS FASE 0
Se establece la necesidad de poner en marcha un Plan de carácter preparatorio que reúna una serie de condiciones para fortalecer la Capacidad de Atención Médica a nivel municipal.

Se establece un período de 10 días para el cumplimiento de estas condiciones, mismas que se describen a continuación:

1. Asegurar la dotación de Equipo de Protección Temporal en el Primero y Segundo Nivel de Atención, para todos los empleados de salud y de apoyo que intervienen en el proceso de atención médica a favor de la población, estableciendo especial énfasis en las Regiones 2 y 3, en donde se encuentra evidencia positiva de Casos COVID-19;

2. Distribución de los Tratamientos Ambulatorios y Hospitalarios en los Centros de Atención COVID-19 a nivel nacional, privilegiando la entrega en las Regiones 2 y 3;

3. Realizar un Tamizaje de Pruebas Rápidas, debidamente aprobadas por la Secretaría de Salud, en las 18 cabeceras departamentales del país, a efectos de validar el comportamiento de la pandemia en ese nivel de división política;

4. Asegurar acceso a la base de datos del Sistema de Vigilancia de Salud de la SESAL a la Unidad de Epidemiología del SINAGER a efectos de poder conformar una línea de base en el momento de inicio de la Reapertura Económica.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

5. Consolidar y asignar recursos financieros a la SESAL para la contratación de persona que atienda las necesidades de RELEVO por condiciones de retiro, padecimiento de salud o prolongados períodos de servicio.

6. Establecer en 10% el mínimo de pruebas periódicas a realizar en centros de trabajo, bajo la coordinación del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

El ministro de la Presidencia, dijo que la reapertura inteligente va acompañada de 200 mil pruebas de ¨MAIZ¨ y ¨Catracho¨, que estarán a disposición de los trabajadores, pues la idea es que estén bien de salud.

REUNIÓN

Reunidos por medios virtuales y teniendo como sede acordada la ciudad de Tegucigalpa, todos miembros de la Mesa Multisectorial para la Apertura de Sectores Económicos y Sociales instalada para alcanzar acuerdos que promuevan una Reapertura Inteligente, Responsable, Ordenada y Solidaria de la Economía y las Actividades Sociales en Honduras declaramos:

Que el impacto de la Pandemia COVID-19 ha provocado una profunda crisis en el país, con manifestaciones en el ámbito humano, social y económico de la nación, derivando en la afectación de miles de familias hondureñas que deben ser objeto de atención, protección y cuidado por parte de todos los sectores de la sociedad hondureña, debiendo encontrar en el gobierno de la República la conducción necesaria para mitigar sus impactos, privilegiar el cuidado de la vida de sus ciudadanos y sentar las bases para una recuperación en el mediano y largo plazo;

Haber profundizado en el análisis de la situación actual del país a nivel de municipios, evaluando la incidencia positiva de la pandemia, la capacidad de atención médica, la densidad poblacional y la actividad económica, reconociendo así las diferentes manifestaciones presentes en nuestro territorio y la necesidad de poner en marcha abordajes diferenciados de acuerdo con las particularidades presentes en el mismo;

Declaramos el fortalecimiento del sistema de salud, la adecuada provisión de Equipo de Protección Personal (EPP), el suficiente abastecimiento de tratamientos de carácter ambulatorio y hospitalario así como la implementación de un efectivo sistema de rotación y relevo en beneficio de los servidores públicos incorporados en tareas de atención al impacto de la pandemia, como factores fundamentales para hacer viable una reapertura inteligente, responsable, ordenada y solidaria de la economía y las actividades sociales en Honduras;

Haber recibido información por parte de las autoridades de gobierno, respecto a la disponibilidad de recursos humanos, medicamentos y equipo de protección personal para el personal de salud, a efectos de hacerle frente a la demanda de la ciudadanía con síntomas o asintomáticos positivos.

Que la decisión de una reapertura de las actividades económicas y sociales, en el marco de la pandemia del coronavirus Covid-19, se hace sobre la base de informes presentados por la Unidad de Vigilancia de la Secretaría de Salud y la Unidad de Epidemiología del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), quienes manifiestan que es posible el reinicio de dichas actividades, con el estricto apego a las respectivas medidas de seguridad.

Que la reapertura económica y de las actividades sociales en Honduras se visualiza como una acción consecuente con los más altos intereses de la nación, subordinada a la protección de la
salud y la vida de todos los hondureños y como una medida que se anticipa a la ocurrencia de una recesión económica sin precedentes en la historia hondureña, que puede poner en precario el futuro de las actuales y nuevas generaciones en el país;

En virtud de lo cual ACORDAMOS:
1.- Reconocer como válida la conformación de tres Regiones claramente diferenciadas denominadas como Región 1, Región 2 y Región 3, caracterizadas en base a los siguientes criterios: Región 1, con baja incidencia positiva y baja densidad poblacional; Región 2, con mediana incidencia positiva y mediana densidad poblacional y; Región 3, con alta incidencia positiva y alta densidad poblacional. Los mapas y listados de municipios anexos a esta Declaración deben ser consideradas como parte inseparable de la misma;

2.- Recomendar que la reapertura económica y de las actividades sociales se realice de manera progresiva, utilizando como mecanismo de control el número de colaboradores que podrán incorporarse al trabajo siguiendo las siguientes directrices: i) 5 fases de progresión en la Región 3, comenzando con la incorporación del 20% de los colaboradores de las unidades productivas, comerciales y de servicios y avances de 20% en períodos de 14 días, llegando al 100 por ciento en un período total de 75 días; ii) 4 fases de progresión en la Región 2, comenzando con la incorporación del 40% de los colaboradores y avances de 20% hasta llegar a 100, en un período total de 60 días y; iii) 3 fases de progresión en la Región 1, comenzando con la incorporación del 60% de los colaboradores y avances de 20% hasta llegar a 100, en un período total de 45 días.

3.- Recomendar el uso de Salvoconductos emitidos por la Secretaría de Seguridad como el mecanismo de control de las personas que, de manera progresiva, se integren a las actividades económicas y sociales a nivel nacional.

4.- Declarar el suficiente abastecimiento de equipo de protección personal y de tratamientos de carácter ambulatorio y hospitalario, así como la implementación de un sistema de relevo para el personal del sistema de salud, todo debidamente certificado por el Gobierno de la República, como factores fundamentales y condicionantes de la reapertura económica y social. Este abastecimiento debe ser coherente con las proyecciones de personas expuestas oficializadas por la vía de la Unidad de Vigilancia de la Secretaría de Salud (SESAL).

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

5.- Proponer al SINAGER la adopción de la propuesta de reapertura económica y social del país, indicando el 1 de junio del 2020 como la fecha de inicio de las fases progresivas de reapertura, quedando autorizadas las empresas del sector privado a realizar del 1 al 7 de junio del 2020, únicamente actividades de carácter preparatorio relacionadas con el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad por sector aprobados por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS), la adquisición de Equipo de Protección Personal para sus colaboradores y la gestión de salvoconductos ante la Secretaría de Seguridad,
teniendo el 8 de junio como fecha efectiva para la realización de sus actividades bajo los parámetros de progresividad establecidos en el numeral 2 de esta Declaración.

6.- Las empresas medianas y grandes, de acuerdo a la categorización vigente establecida por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS), que progresivamente se incorporen a la actividad económica, actuarán como centros de TRIAGE para sus colaboradores y clientes, comprometiéndose a actuar en completa coordinación con el SINAGER a efectos de ampliar la capacidad del país para la identificación de personas sospechosas, a quienes se les aplicará el protocolo respectivo relativo al régimen de aislamiento y tratamiento de carácter ambulatorio. Todo lo anterior en la búsqueda permanente de reducir la necesidad de atención hospitalaria para los ciudadanos expuestos.

7.- Promover el fortalecimiento de la Unidad de Fiscalización creada por el Gobierno de la República, para asegurar el estricto cumplimiento y apego de las empresas y las organizaciones sociales, a los protocolos de bioseguridad aprobados por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS).

8.- Proponer la integración de un Comité Nacional de Vigilancia, con la participación de los sectores representados en esta Mesa Multisectorial, que asuma la responsabilidad de dar seguimiento, monitoreo y evaluación al proceso de reapertura en sus diferentes regiones y fases, con facultades suficientes para dejar en suspenso o acelerar el proceso de reapertura, en función del comportamiento de la pandemia en cada uno de los municipios del país. El Comité Nacional de Vigilancia debe contar, a juicio de esta mesa multisectorial, con Comités Departamentales que pueden estar incorporados en las ya existentes representaciones del SINAGER a nivel de departamentos, desde donde se atenderán las necesidades de vigilancia en sus respectivos ámbitos territoriales a efectos de trasladarlos de manera periódica al Comité Nacional. Toda la información derivada de la vigilancia de este Comité debe ser publicada y difundida a la población en general.

9.- Siendo parte del Comité Nacional de Vigilancia, la Unidad de Epidemiología del SINAGER, facilitará el análisis epidemiológico necesario para realizar la auditoría de la tendencia de casos confirmados, recuperados y fallecidos en cada municipio del país y para ello hará uso de los datos que aportará cada semana la Unidad de Vigilancia de la Salud de la SESAL. Es acordado, que los análisis de la Unidad de Epidemiología serán insumos fundamentales para la toma de decisiones hacia lo interno del Comité Nacional de Vigilancia.

10.- Que el Comité Nacional de Vigilancia verifique, de manera permanente, el debido y suficiente abastecimiento de tratamientos ambulatorios, tratamientos hospitalarios y equipo de protección personal, en el sistema de salud del país.

11.- Instar a la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS) a vigilar de manera permanente el respeto a los derechos de los trabajadores del país, reconociendo que la reapertura de la economía y las actividades sociales en Honduras lleva implícito el deseo de proteger los empleos y dinamizar el mercado de trabajo.

Con sentido de Unidad Nacional, de Solidaridad, Responsabilidad y Coherencia con el presente y futuro de Honduras, suscribimos esta primera Declaración en la ciudad de Tegucigalpa a los 29 días del mes de mayo del 2020.

*En alianza con La Tribuna de Honduras