Por Mike Castillo

Vendedores informales del mercado central y del mercado provisional en el estadio Kaibil Balam de Huehuetenango se sorprendieron al recibir una careta para prevenir el contagio de coronavirus.

Guillermo Ramírez, vendedor de papás en el estadio, manifestó que las ventas del tubérculo disminuyeron y entre sus necesidades no estaba comprar una  careta, pero reconoció que es vulnerable a contagiarse.

“Aquí viene mucha gente y uno no sabe si son portadores del virus, con estas máscaras creo que nos vamos a proteger”, explicó.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Dos semanas después que en el país se confirmó el primer caso de covid-19, el publicista Eleazar Arango comenzó a fabricar caretas para prevenir contagios de la enfermedad, su iniciativa evitó que despidiera a sus empleados porque el producto tuvo demanda.

Las primeras 80 caretas que donó las entregó a comerciantes del mercado central, “es una forma de devolver a mi pueblo lo poco que me ha dado”, dijo Arango.

Otras cien caretas fueron entregadas a los vendedores informarles en el estadio. Arango estima que donará 400 caretas. Los protectores son elaborados con acetato, esponja y elástico.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

El emprendedor solicitó el apoyo  de empresarios de Huehuetenango para donar más caretas a personas que la necesiten. El valor de cada protector es de Q25 o Q40 depende del material.

“Si esperamos todo del gobierno jamás saldremos adelante porque somos los mismos vecinos quienes nos ayudamos a salir de esta crisis. En las emergencias o situaciones complicadas siempre hay personas solidarias que ayudan, eso nos hace fuertes como guatemaltecos”, manifestó Carlos Martínez, otro  comerciante del mercado.

*En alianza con Prensa Libre

banner descarga ca.jpg