El desplome de la economía de Alemania este año podría ser aún más fuerte que lo esperado, declaró este martes el ministro de Economía, Peter Altmaier.

Tan sólo de enero a marzo, el Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 2.2 por ciento en comparación con el trimestre anterior a causa de que las exportaciones, el consumo y las inversiones disminuyeron, ya que la pandemia de coronavirus ha paralizado grandes sectores durante meses.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En lo que resta del año, el gobierno federal espera la peor recesión en la historia desde la posguerra. El PIB podría reducirse 6.3% al finalizar 2020, incluso si se recupera en la segunda mitad del año

El pasado 19 de mayo, Albert Braakman, miembro del instituto IfW, mencionó que entre mayo y junio es donde se espera una contracción de la economía alemana, pues “la cifra exacta de la caída depende enparte de la relajación de las restricciones a la actividad pública“, subrayó.

Como muchos otros Estados de la Unión Europea, Alemania no se puso bajo confinamiento para contener la propagación del virus hasta mediados de marzo, por lo que el grueso del impacto de las restricciones se dejará notar con más fuerza en los datos del segundo trimestre, con sectores como el del turismo y la hostelería todavía afectados por los cierres.