Por Urías Gamarro

Al acentuarse las medidas restrictivas de movilidad y por el toque de queda por segundo mes consecutivo, las empresas del sector agro resintieron efectos en sus flujos por el comportamiento interno, como externo, a pesar de que es un sector que está exento.

Principales resultados

El informe revela que más del 75% de las empresas agrícolas encuestadas determinó que tiene problemas de liquidez, que impacta al 85% de compradores y al 45% de proveedores por el covid-19.

Esa situación de problemas de flujo de caja está impactando en más del 80% a micro, pequeñas y medianas empresas agrícolas, que depende del ingreso de sus ventas mensuales para mantener el negocio. Para la gran empresa el efecto de la liquidez es del 68%.

Como efecto generalizado, las empresas registran tener problemas con sus compradores sean estos locales e internacionales por las mismas circunstancias. El problema de demanda local es del 47% e internacional, de 53%.

En mayo fueron notorios los dos golpes directos a los productores: la cancelación de contratos o reducción y la variación de precios internacionales.

El 36% afirmó de los encuestados tuvo variación de precios, y el 33% suspensión o reducción de las órdenes, y otros problemas fueron los servicios logísticos y el cambio de políticas por los compradores por la pandemia.

Efecto interno

La encuesta de Camagro determinó que las medidas adoptadas en mayo generaron problemas en la demanda local.

El 30% respondió que les afecta las restricciones en mercados cantonales, y el 28% problemas de logística, el 25% restricciones en restaurantes y 17% restricciones en supermercados.

En cuanto a la facturación y la caída de ventas o cancelación de contratos, se incrementó las caídas entre 10 a 15% y de 15 a 20%, y algunas empresas comienzan a percibir un impacto menor.

También proyectan un incremento de costos por efecto de la pandemia al corto y mediano plazo.

Mientras que siete de cada 10 empresarios afirmaron que su principal preocupación es el cumplimiento del pago de la planilla a sus trabajadores.

El 74% aseguró que no ha realizado suspensiones laborales y el 26% dijo que sí.

Comerciantes de la Tiendona de El Salvador afirmaron que hay una disminución del ingreso de verduras y hortalizas que se despachan de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Apoyo financiero

Dadas las circunstancias presentadas en mayo, el 53% de los entrevistados ha solicitado o planea hacer un préstamo para capital de trabajo, indicador que aumentó ya que en abril fue del 35%.

El monto requerido y en el cual se concentra la mayoría es en el rango de Q100 mil a Q500 mil, y otro segmento informó que necesita más de Q1 millón.

Algunas dificultades que identificó la muestra es la falta de confianza del sistema bancario en los negocios agrícolas; lentitud en los trámites; intereses muy altos, y difíciles de paga; gestiones engorrosas, entre otras.

Reporte de daños

El ministro de Agricultura, José Ángel López Camposeco, informó que el paso de la tormenta Amanda provocó daños a cultivos en siete departamentos, en los cuales aún los extensionistas están recabando la información.

Los daños fueron en plantaciones en Jalapa, Jutiapa, Chiquimula, Izabal, Sacatepéquez y Alta Verapaz, siendo los cultivos de maíz, arroz, elote y cebolla los más sensibles.

“El efecto no ha sido tan cuantioso y esperamos que no sea a nivel regional. La ventaja es que el maíz está recién sembrado y los afectados podrán realizar una siembra inmediata. Se está recabando la información para poderlos apoyar con semillas”, enfatizó el ministro.

El número preliminar de afectados son unas seis mil familias.

El pasado domingo, en cadena nacional el presidente Alejandro Giammattei, habló sobre la creación del seguro agrícola por la temporada de invierno.

Escasez en El Salvador

Comerciantes de la Tiendona –el mayor centro de distribución—de El Salvador, reportaron que hay escasez de verduras y hortalizas procedentes de Guatemala, y que está provocando incrementos de precios.

Varios productores de Almolonga, Quetzaltenango que abastecen ese mercado, informaron que se redujo la cantidad de exportaciones y solo está operando el 45% derivado de los controles que impusieron las autoridades del vecino país por el coronavirus.

De 15 camiones diarios con productos agrícolas que anteriormente estaban despachando a la Tiendona, ahora solo lo hacen entre cinco y seis.

Informaron que solo se permite el ingreso del piloto y no de los ocupantes o propietario de la carga, lo que genera la inconformidad.

*En alianza con Prensa Libre