EFE.- El Gobierno de El Salvador extendió este miércoles hasta el 15 de junio próximo la cuarentena “absoluta” por la pandemia del COVID-19, con lo se prevé también un retraso del proceso de reactivación de la economía, sobre el que aún no hay un acuerdo entre el Ejecutivo y el Legislativo.

El Ministerio de Salud dio a conocer el decreto ejecutivo número 29 que establece la extensión de la cuarentena y que mantiene limitada la salida de los salvadoreños a su número de identidad para poder comprar alimentos y medicinas.

También mantiene limitadas las áreas económicas activas, aquellas esenciales para la atención de la pandemia y que garanticen la disposición de alimentos.

Asimismo, establece la reactivación de la industria de la construcción para reparaciones relacionadas con los estragos causados por las lluvias registradas desde el fin de semana y que se han cobrado la vida de al menos 20 personas.

Este decreto se basa principalmente en las atribuciones que el Código de Salud le da al Ejecutivo y en una resolución de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que en su momento el presidente dijo que no obedecería al prohibirle la detención y confinamiento de personas que se saltaran la cuarentena.

No obstante, el documento no cuenta con el respaldo de una ley de emergencia nacional emitida por la Asamblea Legislativa, que le permitiría mover los recursos de forma expedita.

El Gobierno de Bukele y el Congreso han mantenido una relación tensa durante este 2020 y más en cuarentena, decretada para parar los contagios de la COVID-19, lo que ha causado un vacío legal por la falta del estado nacional de emergencia.

El órgano Legislativo se negó a extender la declaración de emergencia nacional de manera automática, al igual que una ley que permitía hacer cumplir la cuarentena por la fuerza, por señalamientos de falta de transparencia y supuestas violaciones a derechos humanos. En cambio, emitió una ley de confinamiento y reapertura económica que Bukele vetó.

El Gobierno, por su parte, emitió dos decretos de estado de emergencia tras prescindir del órgano Legislativo, pero la Sala de lo Constitucional los suspendió para determinar su legalidad y les ordenó a los otros órganos negociar una nueva ley.

Tras casi siete días de negociaciones e intensos debates, el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa no alcanzaron un acuerdo sobre la fecha para reactivar la economía.

Con esta nueva extensión, los salvadoreños acumularán al menos 84 días seguidos de confinamiento, dado que este comenzó el 21 de marzo pasado.

En El Salvador se registran 1,468 casos activos, 1,186 personas recuperadas y 51 fallecidos por el coronavirus. 

Puedes leer: Guatemala volverá a la ‘normalidad’ en cuatro fases