Con la reciente aprobación de un nuevo Plan Nacional de Atribución de Frecuencias y la eliminación de las restricciones regulatorias por parte del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), el país está a un paso de contar con las condiciones para implementar la red de quinta generación (5G), que permitirá a los usuarios una mejor velocidad en la comunicación, en comparación con la cuarta generación (4G), así como la incursión de la Inteligencia Artificial en el desarrollo de diferentes sectores productivos.

Esto contribuirá a mejorar la experiencia de los consumidores de este sector, pues los criollos cada vez están más conectados y son más dependientes de sus dispositivos tecnológicos para desenvolverse en su cotidianidad, lo que trae como consecuencia un crecimiento exponencial de la demanda de banda ancha.

Como consecuencia, el tráfico total de internet aumentó 63% entre 2018 y 2019, siendo el de tipo móvil el de mayor crecimiento, con un 72% más en ese periodo, indican registros de Indotel. En otro dato, las cuentas de internet crecieron más de 10% entre el año pasado y el que le precedió, en gran medida por la aparición de nuevos servicios, como ha ocurrido en el caso del video en vivo (streaming) y las plataformas de juegos en línea.

Al hablar de la participación de mercado, el 51.2% tiene contratados los servicios de Claro, el 41.6% de Altice y el 6.9% los de Viva.

El Plan Nacional de Atribución de Frecuencias es el instrumento normativo que establece los usos posibles de cada banda. Con esa parte resuelta desde el mes pasado, el siguiente paso institucional es licitar las frecuencias necesarias y ponerlas a disposición de las empresas de telecomunicaciones, para que puedan iniciar el despliegue de infraestructura para esta nueva tecnología, afirma Nelson José Guillén, presidente del consejo directivo de Indotel.

indotel
Nelson José Guillén, Presidente del consejo directivo de Indotel. Foto: Indotel.

Desde mediados del año pasado aumentó la expectativa entre los dominicanos por la posible implementación de la red 5G, cuando en mayo la telefónica Viva (Trilogy Dominicana), junto con Ericsson, compañía sueca de infraestructura de redes móviles, realizó una demostración pública de lo que sería posible si se contara con esa herramienta en el país.

Seis meses más tarde, la telefónica Altice Dominicana reveló que estaba lista para ofrecer la nueva tecnología a sus clientes. La presentación de lo que sería el futuro dejó a varios espectadores maravillados ante las posibilidades de contar con una velocidad de comunicación hasta 90 veces más rápida de lo que hoy es posible con la 4G.

La telefónica Claro, dependiente de América Móvil, anunció lo mismo dos meses más tarde: “Estamos en la capacidad y tenemos lista la infraestructura necesaria para manejar todo lo que trae la evolución tecnológica”, afirmó en febrero de este año Rogelio Viesca, presidente de la firma.

Todo parecía indicar que las telefónicas estaban listas, no así el papel a nivel de reglamentos. En este sentido, el gobierno ha sido ágil en despejar las trabas jurídicas, pero las empresas no están tan concentradas en el tema debido a la crisis mundial causada por el nuevo coronavirus Covid-19.

“Estamos encima de muchos temas de cara al manejo de nuestras operaciones dentro de la pandemia, esforzándonos en mantener las redes, resistiendo el volumen de tráfico, manteniendo orientación al cliente vía canales virtuales”, afirma Liza Arzeno, vocera de Altice.

Lo invitamos a leer: ¿Por qué la tecnología 5G podría tardar en llegar a Guatemala?

En este tema, en Altice Dominicana desarrollan un plan de inversiones para los próximos cinco años, que a partir de este año superará los 650 millones de dólares (mdd) para principalmente realizar mejoras de redes de última generación y renovar toda la infraestructura tecnológica necesaria para operar.

Por otro lado, Claro, la principal telefónica, informó que este año desarrolla un plan de crecimiento que incluye la ampliación planificada hasta 2021 de la cobertura de fibra óptica en todo el país, con lo que no sólo mejorará la experiencia de los clientes con el servicio, sino también permitirá llevar conectividad a localidades remotas, a donde se dificulta ingresar con tecnología tradicional.

Para el desarrollo de la 5G, se requerirá un ancho de banda espectral superior al de 4G, dados sus exigentes requisitos en términos de capacidad, lo que agudizará la necesidad de espectro, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), ente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) encargado de regular al sector a nivel mundial. Es un reto para todos los países. Todavía ninguno puede declararse experto en el tema, pero cada quien avanza de acuerdo con sus posibilidades.

Recientemente, el Indotel concluyó, con asesoría de la UIT, una política nacional y un plan maestro orientado a la adecuada gestión del espectro radioeléctrico.

De hecho, el movimiento se da a nivel global, donde muchos países realizan esfuerzos concertados para armonizar el espectro 5G, bajo la coordinación de la UIT, que se encarga también de la elaboración de las normas relativas a las tecnologías y arquitecturas de los elementos alámbricos de los sistemas 5G.

Las Expectativas
Aunque los beneficios prometidos son muchos, la expansión del uso de esta tecnología puede tardar en el país debido al desconocimiento de las personas. Leo Mercedes, gerente de cuentas y soluciones de Huawei en República Dominicana, opina que las empresas de telecomunicaciones deben acercarse desde ya a sus potenciales clientes para informales cómo esta quinta generación puede aportarles a su desenvolvimiento.

“Ahora yo no tengo la necesidad, como empresa, de proveer el servicio, si no tengo los requerimientos de los usuarios y es lo que siempre es importante; si alguien quiere motivar a que se utilice una nueva tecnología debe encontrar la necesidad, crearla en los clientes o que sean ellos los que la demanden”, argumenta Mercedes.

Advierte que las empresas de telecomunicaciones necesitarían una infraestructura que pueda manejar un mayor volumen de información a nivel de procesamiento, así como también incrementar las capacidades de almacenamiento de la data para el procesamiento posterior.

“El Estado debe crear las condiciones para que las telcom quieran invertir, con el interés de mantener a la nación como una de las principales de la región en la vanguardia de la tecnología, es necesaria un ‘evangelización’ hacia los usuarios finales y que los gobiernos apoyen para mantener ese ecosistema tan productivo”, sostiene.

Huawei, la segunda marca en vender más teléfonos inteligentes en el mundo, detrás de Samsung, y una de las principales en la oferta de tecnologías de comunicación, según la consultora Strategy Analytics, tiene presencia en el mercado dominicano en los segmentos de soluciones de empresas y usuarios de dispositivos móviles.

Por otro lado, la 5G será el catalizador clave para crear hogares realmente inteligentes en el futuro, convirtiéndolos en más multifuncionales y fluidos, indica el informe Las 10 principales tendencias globales de consumo 2020, de la investigadora Euromonitor International.

Ante ese panorama, empresas como LG Electronics afianzan su presencia en países como República Dominicana, que avanzan en la incursión de productos relacionados con 5G, para ser los primeros a la vista de los consumidores cuando la tecnología esté disponible.

Esa fabricante de electrodomésticos y teléfonos móviles ofrece en el mercado dominicano desde el año pasado su línea LG Smart ThinQ, que incluye artículos como lavadoras, refrigeradores, secadoras, aspiradoras y aires acondicionados que pueden ser controlados a través de celulares inteligentes conectados a internet.

No hay duda que con la entrada de la nueva tecnología ese tipo de artefactos serán aún más atractivos.

“Ahora es que se está conociendo el concepto. Es muy pronto para medir una penetración de esa tecnología. Pero si se lleva la información correcta al consumidor pronto la penetración va a ser muy alta”, afirma Soon Jae Heo, presidente de LG Electronics para Panamá, Centroamérica y el Caribe.

El directivo también se ha enfocado en tener un acercamiento con empresarios hoteleros y funcionarios del Estado para ofrecer soluciones tecnológicas. Dice que ve oportunidades de negocio en el sector educación, para quienes ofrece la digitalización de las clases a través de una pantalla interactiva a la que maestro y alumno se pueden conectar a través de un teléfono inteligente.

A pesar de todos los beneficios, la UIT advierte que hasta que los argumentos en favor de la inversión en tecnología 5G sean convincentes, la industria y los responsables de la formulación de políticas deberían abordar las inversiones con cautela y seguir mejorando la disponibilidad y la calidad de las redes 4G existentes en el territorio.

Por lo tanto, a pesar de que no se puede considerar que habrá un desplazamiento total de las anteriores generaciones tecnológicas a corto plazo, al menos están todos los actores trabajando para estar en condiciones de obtener el mayor provecho posible de la nueva tendencia de telecomunicación.}