Seducir al planeta con arte contemporáneo puede parecer un objetivo ambicioso. Pero, para quienes tienen una voluntad férrea y están convencidos que esa es su verdadera vocación, no hay fronteras que se interpongan.

La presencia de creadores guatemaltecos en la escena internacional es testimonio vivo de un movimiento que avanza con frenesí por un camino que comenzaron a trazar artistas como Luis González Palma. Desde sus primeras exposiciones en Centroamérica, Estados Unidos y Europa, y hasta la actualidad, su obra ha sido fundamental para entender la fotografía latinoamericana. Regina José Galindo y Darío Escobar, son personajes que también han trascendido por el mensaje poderoso de sus obras y su contribución al impulso de talentos emergentes en el exterior.

COLUMNA VERTEBRAL
La acción de las mujeres en la percepción de Sandra Monterroso (2017).

Así lo refiere Alma Ruiz, una de las voces más influyentes de América Latina en términos de arte, avalada por una carrera de más de tres décadas en el Museo de Arte Moderno de Los Ángeles, en California. Ahora, como curadora independiente, Alma se ha puesto como meta proyectar las expresiones de su país natal, porque en su opinión: “Todo lo que hace un artista en Guatemala es de mucho mérito porque es fruto de un esfuerzo propio, ya que aún en estos días existe un gran vacío en términos de apoyo al desarrollo artístico y cultural. Son necesarios más programas académicos en esta disciplina más allá de la escuela de oficios”.

Sus palabras fluyen mientras recorre la sección de la feria Arte Moderno de ZONAMACO, con sede en Ciudad de México, en la cual aportó su expertise curatorial. Ahí hace un alto para explicar que, si bien los artistas en Guatemala enfrentan desafíos importantes, su audacia radica en la capacidad que han adquirido para aprovechar la información a la que tienen acceso: “El avance del internet y las plataformas digitales ha abierto un diálogo con el mundo. Ese factor aporta un contrapunto enriquecedor porque genera propuestas muy diversas e interesantes”, nos dice la también Senior Fellow en el Centro para la Gestión de Industrias Creativas de Claremont Graduate University: “Los artistas son muy sensibles a todas las situaciones que pasan en su país y tienden a reflejar el contexto en el que viven, pero ahora lo hacen desde una óptica más global”, detalla.

TECNOLOGÍAS DEL YO
J.J. Estrada T

La premisa es afirmada por Juan José Estrada Toledo a través de autorretratos codificados que expresan su visión sobre la evolución de la tecnología y piezas de arte conceptuales que revelan su exploración en temas como la identidad, los núcleos familiares, la sociedad y la economía. Para él, Guatemala atraviesa una época de efervescencia que se percibe en distintos planos creativos: “Hoy vemos una convergencia entre grandes maestros y artistas que reinterpretan su entorno dejando atrás las aflicciones del país para centrarse en el presente de cara al futuro”. J.J. Estrada T., ha ganado reconocimiento como artista y gestor cultural al igual que su esposa, Clara de Tezanos. Ambos son cofundadores de la escuela de fotografía La Fototeca y el Festival GuatePhoto.

Clara acentúa que empujar la producción de fotografía contemporánea y las soluciones estéticas que se gestan en el país forja conversaciones como punto de conexión entre la comunidad creativa y la sociedad. Y está convencida que incorporar a la juventud y la infancia a ese diálogo es vital para construir un futuro cimentado en el arte.

Arte Guatemala
MANIOBRAS DE UN TERCETO
Exposición 2019. Clara de Tezanos.
Foto. La Galería Rebelde

La osadía de la generación naciente es palpitante. “Y en esa línea brindamos espacio a los artistas que emiten mensajes actuales y vigorosos, que han dejado de orar tragedias pasadas para revelar la fecundidad de Guatemala, Centroamérica y Latinoamérica”, expresa Jimena de Tezanos, directora de La Galería Rebelde. Reconoce que ello ha requerido mucho valor porque el coleccionista en la región tiende a mensajes de desventura y el coleccionismo, además, es incipiente en el Istmo. “Sin embargo hay mucha esperanza y ganas de que el arte de Guatemala se admire en el país, en la región y en ciudades de todo el orbe”. Y eso ya sucede, pronuncia Alma Ruiz. Basta revisar las ferias de arte e instituciones educativas para descubrir que Guatemala gana dominio creativo. Fotografía, arte conceptual, performance… sea cual sea la técnica, el poder de conectar con públicos de todas latitudes es innegable.

Artículo originalmente publicado en la edición impresa de Forbes Centroamérica. Marzo 2020.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí