Por Urías Gamarro

La decisión fue dada a conocer por la viceministra de Comercio Exterior, Edith Flores de Molina, luego de haber participado en una reunión con el Consejo de Ministros de Economía de Centroamérica (Comieco), el viernes 5 de junio, para evaluar la implementación de instrumentos de bioseguridad que se acordaron en el transporte regional.

Las autoridades de Nicaragua, Honduras y El Salvador ya habían adoptado medidas similares de reciprocidad.

Las cargas que provengan de Costa Rica hacia Guatemala deben dirigirse a un depósito aduanero o almacén fiscal, y los transportistas de ese país tendrán un permiso de cinco días para cargar y descargar, así como se hizo con los transportistas guatemaltecos.

El pasado 18 de mayo, las autoridades de Costa Rica implementaron controles sanitarios y no permitieron el ingreso de transportistas centroamericanos, como medida para evitar contagios de coronavirus, lo que ocasionó durante casi 15 días la paralización de exportaciones e importaciones en la región y dejó pérdidas millonarias.

Vigencia

De Molina explicó que la resolución se publicará en el Diario de Centro América y se impondrán las mismas medidas que ese país, aunque aclaró que la idea no es entorpecer el comercio de mercancías.

“A nosotros no nos gusta. Lo que hemos tratado es que las medidas de Costa Rica no afecten el traslado de mercancías, pero si no es posible, hay que equiparar las condiciones de los productores nacionales, ya que se verían incrementados los costos de sus bienes en ese mercado y los costarricenses no competerían de la misma forma”, justificó la funcionaria.

Recordó que el resto de los países ya implementó esas medidas y solo falta que Guatemala publique la resolución. Lamentó que se esté “echando a perder” un trabajo de años de integración al perjudicar a los empresarios y consumidores.

Impacta competitividad

Fanny D. Estrada, directora de Relaciones Institucionales de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), subrayó que estas medidas de reciprocidad no deben ocurrir, por el avance de la integración económica de Centroamérica durante años para ir eliminando barreras.

La ejecutiva remarcó que esta situación impactará el flujo del intercambio comercial e incrementará los costos de las mercancías para todos los empresarios.

“Hay progreso y modernización para que el comercio intrarregional sea más fluido, y este tipo de medidas puede resultar hasta inaplicable”, enfatizó D. Estrada.

En el caso de Guatemala, no existen depósitos aduaneros en la frontera con México cuando las mercancías sean para Costa Rica, y habrá que buscar otras opciones, precisó.

La viceministra dijo que, en la reunión, las autoridades de Honduras informaron que hay un incremento de costos para los exportadores y transportistas hacia Costa Rica.

Para el tránsito de mercancías hacia Panamá solo se está autorizando   viajar de noche, y la unidad permanece paralizada durante el día, con los potenciales riesgos de accidentes. “El problema es mayor porque todos los países del CA-4 quieren pasar a Panamá y hay mercancías de cuatro países que es un problema para estos”, afirmó.

La viceministra de Economía Edith Flores de Molina confirmó que hay un incremento en los costos para el traslado de mercancías hacia Costa Rica por las medidas que se implementaron al resto de países del CA-4. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Filas continúan

Héctor Fajardo, directivo de la Cámara de Transportistas Centroamericanos (Catransca), confirmó que las empresas que prestan los servicios y los importadores han visto incremento de costos por dejar las mercancías en los recintos asignados.

Lo que preocupa al gremio, según Fajardo, es que en algunos de los almacenes fiscales a los que son enviados no cuentan con instalaciones adecuadas para la atención del piloto de la unidad, la alimentación es mala y debe permanecer dentro del automotor, lo que afecta su salud.

Ahora, dijo el directivo, los transportistas costarricenses están exponiendo que se les permita   permanecer en el resto de los países de la región 10 días, para poder hacer las cargas y descargas, lo que es improcedente, dadas las medidas adoptadas por las autoridades de Costa Rica.

Fajardo explicó que hasta ayer había en el puesto fronterizo Peñas Blancas una fila de 17 kilómetros de unidades que esperaban ingresar a Costa Rica con mercancías.

El procedimiento es lento en las aduanas y el transportista debe   contratar un equipo de control de posicionamiento global (GPS) que tiene un valor de US$25 (Q192), luego someterse a una medición de temperatura y a una entrevista para demostrar que no presenta una condición que impida su ingreso. Luego debe dirigirse a migración para obtener el permiso de cinco días.

En el 2019, Guatemala exportó bienes por US$428 millones a Costa Rica e importó US$691 millones, y presenta un déficit comercial de US$263 millones.

*En alianza con Prensa Libre