Por Thelma López

Conforme va pasando la crisis sanitaria, algunos países ya debaten los posibles escenarios post-Covid-19, y los empresarios de Centroamérica y República Dominicana (CARD) no son la excepción, por lo que comienzan a plantear interrogantes sobre cómo crecer de nuevo y gestionar sus operaciones de ahora en adelante.

Esto, con los problemas habituales de la región, la incertidumbre de una ‘nueva normalidad’ y el golpe económico que dejó la pandemia en naciones como El Salvador, que tendrá un crecimiento negativo de -3.5% del Producto Interno Bruto (PIB), como estima José Andrés Oliva, investigador del Departamento de Estudios Económicos (DEC) de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

A principios de marzo, cuando el coronavirus ya había contagiado a cerca de 100,000 personas a nivel mundial, el primer caso llegó a CARD, para ser precisos a Costa Rica. Ese momento encontró a las empresas en una situación frágil, pues de acuerdo con la consultora EY, en promedio contaban con 20 días de reservas de liquidez para afrontar la disminución de sus operaciones y una caída en la demanda.

“La estructura financiera de muchos negocios de la zona es muy frágil, no sólo estamos hablando de pymes, sino de empresas grandes que pueden facturar hasta 300 millones de dólares (mdd) al año, pero que tienen una madurez financiera muy baja”, explica Mario Morales, director de Estrategia e Innovación de EY para Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

Además de acarrear una disrupción inusitada en los mercados, la pandemia colocó a los negocios de la región en la difícil posición de mantener a flote sus operaciones con casi nula liquidez y al mismo tiempo proteger la salud y los ingresos de sus colaboradores.

“El empresario centroamericano ha mostrado interés más marcado por la gente y las comunidades, es mucho más consciente del concepto de la triple dimensión de la utilidad: económica, social y ambiental”, dice Luis Artavia, socio director de Transacciones de EY para Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

La crisis sanitaria también expuso al sector privado a modelos de negocio inesperados, sobre todo el virtual, lo cual lo enfrentó a sus propias debilidades. La implementación de métodos de trabajo remoto y comercio electrónico mostraron un rezago de la región en la transformación digital de sus operaciones: “Muchos se dieron cuenta de que no estaban preparados”, indica Morales.

Tampoco estaba listo el marco regulatorio e institucional para impulsar la innovación requerida para enfrentar las implicaciones económicas del distanciamiento social. Figuras como el seguro de desempleo, modelos de contratación flexibles y administración en tiempos de crisis son una conversación que quedará como herencia de la principal pandemia que ha presenciado el siglo XXI.

Para vislumbrar el futuro de la región, Forbes conversó con líderes de diferentes sectores con el fin de identificar las estrategias clave para reestructurar la economía, poniendo sobre la mesa los enormes desafíos fiscales que limitan la acción de los gobiernos, los altos niveles de endeudamiento y las preocupaciones por la salud de los trabajadores.

“Considero que lo esencial estriba en enfocarse en el después de la emergencia y tomar en cuenta todos los factores que inciden en el crecimiento económico de nuestro país”

-Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep)

“El paquete de ayuda económica anunciado por el Presidente de la República [Dominicana], tendrá un impacto importante, tanto en la actual etapa de crisis, como durante el periodo de recuperación. La protección incluye asistencia tributaria para empresas de todos los tamaños y va desde el aplazamiento de los pagos de impuestos hasta el ajuste de los pagos anticipados”

-Luisa Fernández Durán, directora Ejecutiva del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZFE) / República Dominicana

Industria, más producción
Con una afectación menor que el comercio o el turismo, las industrias centroamericanas sienten el impacto en dos espacios claves: las cadenas de abastecimiento y la menor demanda.

La mayor presencia de China en la balanza comercial de los países es una preocupación para las cadenas de valor. Las importaciones desde China a Honduras, por ejemplo, fueron de 1,296 mdd en 2017, el 11.4% del total de importaciones de bienes, mientras que desde Estados Unidos fueron el 43.4%, informa el Banco Central de Honduras (BCH). Estas importaciones incluyen, además de bienes de consumo, a los bienes intermedios que utiliza la industria para su producción.

En el caso de Panamá, la cadena de suministros de la Zona Libre de Colón podría salir afectada, como prevé el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El impacto se daría en las importaciones desde China y las reexportaciones hacia Estados Unidos, la Unión Europea y Sudamérica. Este sector representa el 2.6% del pib.

La situación cuestiona si deberíamos, a nivel empresarial, ser tan dependientes de las cadenas de abastecimiento global o si deberíamos profundizar en la producción nacional de ciertos artículos que nos permitan garantizar el abastecimiento local, puntualiza Luis Artavia, socio director de Transacciones de EY para Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

“Los aeropuertos deberán desarrollar protocolos de salud, de manera similar a como lo hicieron posterior al 9/11. Deberán implementar chequeos de variables como la temperatura corporal o los síntomas respiratorios, lo más efectivo sería una prueba rápida”

Pablo Vargas, chairman de Grupo Britt, N.V / Costa Rica / Alimentos y Bebidas

“Hay que apoyar a los gobiernos para que replanteen las dinámicas aduaneras y la administración del comercio internacional. Así como hay certificaciones especiales para establecer rutas exprés de importación o exportación, hay que pedir evaluaciones profundas y ágiles para temas regulatorios”

Mathias Kremer, presidente de Bayer para los Países Andinos, Centroamérica y el Caribe / Farmacéutico

“Tenemos que ser cuidadosos con el endeudamiento con los bancos, en la cantidad y rotación del inventario, en los costos de producción y los gastos de la empresa. Las cargas sociales en Costa Rica son muy fuertes, lo que obliga a replantear los salarios de los colaboradores como un factor crítico para salir de una crisis, igual que nos pasó en el 2008”

Salo Ponchner, director general de Multifrio / Costa Rica / Construcción

“Nuestras operaciones y forma de hacer negocio deben adaptarse a este ‘nuevo normal’ y los servicios digitales nos permitirán mantener la cercanía con los clientes. Asimismo, es trascendental establecer estrategias y alianzas público-privadas que conduzcan a la reactivación económica”

-Silvio Heimann, CEO de Grupo Purdy / Costa Rica / Automotriz

Exportación y agro, subirse a la ola
En Centroamérica, las exportaciones llegaron a 26,886 mdd en el primer semestre de 2019, según estadísticas de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportadores de Centroamérica, el Caribe y Panamá (Fecaexca).

Todos los países por igual verán disminuida esta cifra para el 2020, de acuerdo con pronósticos de los expertos y de las autoridades. Panamá podría concentrar esa afectación en el cobre, que sufrirá las consecuencias de una baja en los precios internacionales. Se esperaba que estas exportaciones aportaran un 2.6% del PIB, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec).

Para República Dominicana, los resultados dependerán en gran parte del desempeño de sus principales socios comerciales. Estados Unidos es fuente de 41% del total de las importaciones, 32% de las importaciones de bienes de capital, 42% de los bienes de consumo y 44% de las materias primas. En cambio, un 55% de las exportaciones dominicanas van a Estados Unidos, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Guatemala vive una situación similar, a pesar de aumentar el número de productos de exportación en los últimos años, pues el 32% de las exportaciones de bienes están dirigidas a Estados Unidos.

“Hay nichos como el de plantas ornamentales, cuya demanda cayó, pero el resto del agro no ha sido afectado. Para compensar esta pérdida, los exportadores deben plantearse cómo girar su modelo de negocio, ese ajuste tiene dos etapas: cuando empiecen a relajarse las restricciones y cuando empecemos a operar sin ellas”

-Amador Carballido, director de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport)

“Estamos considerando, a raíz de que va a haber un incremento en los precios de los commodities, incursionar en un producto como el frijol. Estamos haciendo ese giro, en la búsqueda de abrir mercados innovadores que nos ayuden a enfrentar la recesión”

-Pilar Martínez, directora y co-fundadora de Cosecha Partners / Nicaragua / Agro

Servicios, el costo al mínimo

Aunque todavía no existen estadísticas regionales, el sector servicios se catapulta como uno de los más vulnerables ante la pandemia. Las estadísticas de otros países no son positivas; en el caso de España, la actividad del sector servicios registró una disminución de su índice de desempeño de 52.1 puntos en febrero a 23 puntos en marzo, de acuerdo con la consultora IHS Markit.

Esto sugiere una alta probabilidad de que el sector, a nivel global, sienta los embates en los próximos meses, aunado a una falta de crédito.

La calificadora Fitch modificó a negativa la perspectiva para la banca de Centroamérica, luego de la llegada del virus, lo que hace prever una desaceleración en los créditos, así como menor rentabilidad de los bancos.

Los países del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) también tendrán un impacto por el menor ingreso de remesas, lo cual afectará la capacidad de consumo de la población.

“Como primer paso, es trascendental ampliar las medidas fiscales para las pymes hacia la gran empresa y modificar algunas regulaciones bancarias para facilitar el acceso al crédito. El gobierno debe asumir un rol de avalador de programas de financiamiento a largo plazo y bajos intereses, a través de la banca”

-José Luis Rivera, presidente de Megaimagen y de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT) / Honduras

“Los impuestos no te permiten crecer, con la nueva ley fiscal sentimos un golpe muy grande, la liquidez se ha visto afectada. El esquema de impuestos no nos está ayudando a crecer, así como los costos de energía eléctrica, agua, teléfono. Si nos ayudaran con eso podríamos sentir menos el impacto de la crisis”

-Xiora Martínez, cofundadora y presidente de Grupo Mosaico/ Nicaragua / Publicidad y Comunicación

Turismo, un viajero temeroso

Los números de este sector han sido positivos últimamente en la región. En 2019, los datos del turismo fueron alentadores. Del 1 de enero al 31 de diciembre Guatemala recibió a 2.5 millones de visitantes, es decir, 153,697 personas más que el año anterior, según el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat); en este país, el sector representa alrededor del 6% del pib, genera 177,000 empleos directos y 500,000 indirectos. Costa Rica, por su parte, tuvo 3.1 millones de visitantes, para un aumento del 4.1% en comparación con el año 2018.

El turismo es una industria que representa un alto porcentaje del pib de los países de la región: 8% del pib en República Dominicana, 6.8% en Panamá, 6.5% en Honduras, 6.3% en Costa Rica y 3.1% en Nicaragua en 2019, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Pero los meses venideros no son nada alentadores, pues a inicios de marzo la Organización Mundial del Turismo (OMT) estimó que se producirá una caída de entre 1% y 3% en el sector, lo que supondrá una pérdida estimada de entre 30,000 y 50,000 mdd en los ingresos a partir de esta actividad.

“Todo girará en torno a la flexibilidad, por ejemplo, cuando las personas adquieran algún paquete o reserven un hotel estarán buscando empresas que les den la mayor flexibilidad. Las alianzas comerciales serán vitales para el periodo de reactivación económica que nos espera a todos”

-Megan Kennedy, Head of Region de Selina / Guatemala y Costa Rica / Hoteles

“La recuperación definitivamente pondrá a prueba nuestra capacidad creativa y la fortaleza de los fundamentos de nuestras empresas. Tenemos ventajas sobre otros destinos que debemos explotar, un gran esfuerzo de mercadeo debe acompañar a la reapertura de la industria como tal”

-Andrés Marranzini, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Hoteles y Turismo (Asonahores) / República Dominicana

Comercio, la gente y los impuestos

El cierre de restaurantes, tiendas, cines y, en general toda la actividad económica local, provocó un escenario inesperado para los comerciantes de la zona, que están conformados en un 95% por micro, pequeñas y medianas empresas, informa el Centro Regional de Promoción de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Cenpromype).

Esto, aunado a una baja significativa en el gasto de la población. En Costa Rica, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que el consumo de las familias e inversión pública y privada representan 78% del pib y que será afectado por la pérdida de más de 200,000 empleos como legado de la crisis sanitaria. Esto podría llevar la cifra de desempleo al 19% en este país.

En El Salvador, los pronósticos de contracción económica que hace el mismo BID se ubican entre -2% y -3.9%, un contraste con los últimos cinco años de crecimiento del pib. El gobierno contaba con un repunte de la actividad económica de entre 2.5% y 2.7%, pero la caída económica de naciones como Estados Unidos, así como el impacto de las medidas internas que incrementan el déficit fiscal del país, representarán una reducción en la demanda agregada y en la confianza de los consumidores.

En Guatemala, el nivel del Índice de Confianza de la Actividad Económica también mostró un descenso de 19% entre febrero y marzo de 2020, de acuerdo con el Banco de Guatemala (Banguat).

“Debe haber un cambio de prioridades, convirtiéndose el tema de salud de los colaboradores y la población en el de mayor importancia. Por otro lado, los gobiernos tienen que estar dispuestos a hacer sacrificios fiscales enormes para salvar la economía, para lo cual están urgidos de financiamientos de la comunidad internacional”

-Pedro Barquero, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) / Honduras

“Se necesita voluntad de todos los sectores para abocarnos a apoyar la producción local y garantizar que se pierda la menor cantidad de empleos posible. La situación más difícil la tendrán las pymes y los emprendedores. Los que sobrevivan [a la crisis] necesitarán oxígeno en forma de flexibilidad en
temas impositivos”

-Manuel Luna, presidente de la Cámara de Comercio de Santo Domingo/ República Dominicana

“Nos ha obligado [la pandemia] a innovar no sólo en nuevas maneras de trabajo y estrictas medidas de prevención y mitigación del Covid-19, sino también en formas de hacer negocios. Por ejemplo, desarrollamos el servicio de delivery y echamos a andar alianzas con establecimientos comerciales”

-Ernesto Narváez, gerente de sostenibilidad de Grupo Compañía Cervecera de Nicaragua (Grupo CCN) / alimentos y bebidas

“El coronavirus romperá paradigmas y maneras de actuar para todos alrededor del mundo, aún no quedan claros los cambios, definitivamente serán en los aspectos de salud, operatividad y ejecución”

-Jorge juan de la Guardia, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP)

Construcción, en obra gris

El impacto de la pandemia en la industria de la construcción ha sido indirecto. Al cierre de esta edición, las obras continuaban con cierto nivel de normalidad en países como Costa Rica y Honduras, aunque los empresarios han impuesto medidas de precaución para los trabajadores. Sin embargo, reconocen que el capital será escaso en los próximos meses y que tendrán que ingeniárselas para lograr el apalancamiento necesario.

“Para lograr enfrentar [esta situación], es necesario que los países desarrollados y las instituciones multilaterales demuestren su solidaridad y aumenten la capacidad de financiamiento de instituciones como el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial”

-Juan Carlos Sikaffy, presidente de Sogesa / Honduras / Construcción

Logística, el animal digital

“La digitalización es la clave para ser más eficaz, más eficiente y para crear oportunidades de crecimiento, especialmente frente a una nueva normalidad. Como empleadores, también tenemos que vincularnos con nuestros clientes, necesitamos no sólo invertir en tecnologías y digitalización, sino también alentar a nuestros clientes a hacerlo”

-Rodrigo Jalil, CEO de DHL Global Forwarding CEntroamérica y caribe (CENAC) / logística

Estilo de vida, bienvenido e-commerce

“Se nos abre un mundo de posibilidades a través del e-commerce en donde podremos estar más cerca de nuestros consumidores y apoyar a nuestros clientes, podemos atrevernos a probar productos, promociones, cross merchandising, combos diferenciados y, en nuestro caso, coctelería innovadora”

-Dianne Medrano, gerente general de Centenario / Costa Rica / Licores