EFE.– La economía costarricense caerá un 4% en 2020 o hasta un 5% si hay una segunda ola de la COVID-19 el próximo otoño, debido sobre todo a sus efectos sobre el turismo, pronosticó este miércoles la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En su informe semestral de Perspectivas, la OCDE augura un rebote el año que viene del 2.7% del PIB, en el mejor escenario, o del 1.5%, en caso de segunda ola del coronavirus, que contribuirá a paliar en parte la fuerte caída registrada en 2020.

Pese a que Costa Rica se ha visto comparativamente menos afectado por la pandemia que otros países, la paralización prevista del turismo hasta el último trimestre determinará en gran medida la dimensión del golpe a la economía costarricense.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El país centroamericano contará con una fuerte recuperación de la demanda interna y de las exportaciones si la pandemia remite progresivamente, considera el organismo con sede en París.

Así, en el mejor escenario el crecimiento permitirá que el desempleo regrese el año que viene al 13.9%, un nivel relativamente cercano al de 2019 (11.8%)

En caso de un “doble impacto” de la pandemia, el desempleo se disparará el 17% este año y bajará al 15.5% el siguiente.

El sector servicios, especialmente el vinculado con el turismo, operará por debajo de su capacidad este año, aunque una recuperación más rápida de lo previsto repercutiría en una aceleración también de las exportaciones.

Costa Rica estaba inmersa en un programa de reformas para reducir el déficit público, al cual debe volver, a juicio de la OCDE, una vez comiencen a suavizarse los efectos de la crisis de la COVID-19, que han llevado al Gobierno a aumentar el gasto sanitario y social.

Pese a todo, la contracción económica de 2020 llevará a una reducción de los ingresos públicos y por lo tanto a un aumento del déficit fiscal hasta el 9% y de la deuda hasta el 70% del PIB en ambas proyecciones.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía