Por Urías Gamarro

A diferencia de Guatemala, las autoridades salvadoreñas decretaron un cierre total de actividades sobre todo las del comercio e industria, y mantuvieron aquellas esenciales como la producción de alimentos, productos de limpieza y farmacéutica.

La fase uno, denominada: “Reinicio de actividades y sociales”, empieza este martes 16 de junio con 18 actividades.

Para Guatemala cobra una mayor relevancia ya El Salvador es el principal socio comercial de Centroamérica a donde se destina el 11% de las exportaciones, y varias empresas cuentan con inversiones en varios rubros.

Hasta marzo, las exportaciones sumaban US$340 millones a El Salvador y las importaciones US$248 millones favoreciendo la balanza comercial por US$92 millones a Guatemala.

Comercio electrónico

Carlos Way, director de la cadena Agencias Way en El Salvador –con 17 sucursales– explicó que, aunque se van a liberar las actividades económicas, estas serán de manera muy escalonada.

“Nosotros que nos dedicamos al comercio y que tenemos tiendas como en Guatemala, abrimos en El Salvador hasta el 22 de julio. Hasta ese día podemos abrir los negocios al por mayor o menor”, comentó el empresario.

Aclaró que podrán hacer las ventas por medio de plataformas electrónicas -en línea- pero es algo muy limitado.

“Vamos a hacer todo lo posible en las ventas en línea, pero es muy limitado, y el resultado no podrá ser algo halagador. En El Salvador la mayor parte de las ventas se hacen en la calle y aún están prohibidas”, manifestó.

En el caso de Guatemala, afirmó que las ventas en el sector están entre 30 a 40% por debajo de lo normal, y los flujos alcanzan para cubrir las necesidades de pagos en salarios, alquileres y proveedores, pero hay movimiento, recalcó el empresario.

Reapertura responsable

Eduardo Girón, presidente de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), consideró una apertura responsable, y que las empresas que van a reactivar sus actividades adopten los protocolos necesarios para que no exista una escalada de contaminación.

Recordó el caso de Panamá, que arrancó en sus actividades hace dos semanas y tuvo que dar marcha atrás por un descontrol de casos.

“La reapertura es algo necesario y se tiene que llevar a cabo porque las personas deben cumplir con sus necesidades básicas, que con una economía cerrada se dejan de cumplir”, puntualizó.

Explicó que algunas empresas se vieron obligadas a buscar otros proveedores por el cierre de las operaciones de El Salvador, sobre todo de la industria de vestuario y textil.

Las exportaciones de El Salvador para Guatemala registran una caída del 17% y las importaciones del 10% a causa del efecto coronavirus y el cierre de la mayoría de las actividades productivas en mayo, según Coexport. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Comercio fluido

Silvia Cuéllar, directora ejecutiva de la Corporación de Exportadores (Coexport) de El Salvador, indicó que la economía estuvo cerrada por más de 80 días, pero no todo en su totalidad, y se perdió mucho mercado. Manifestó que las exportaciones disminuyeron.

Ahora con la apertura de esta primera fase las firmas exportadoras y las empresas en general están listas con la implementación de protocolos de bioseguridad para resguardar la seguridad de los trabajadores y de las personas en general.

“Es una apertura en orden, en etapas, y se medirá el desarrollo del virus para no tener un retroceso, pero seguro que las empresas están cumpliendo y están en la disposición de practicar con los requerimientos de bioseguridad para resguardar las vidas”, enfatizó.

Indicó que el comercio estará retomando de manera paulatina para que las actividades de intercambio comercial con Guatemala se mantengan.

Hasta mayo, las exportaciones de El Salvador hacia Guatemala fueron US$313 millones, menor en US$67 millones a los US$380 millones del 2019 y representa una caída del 17%, según la ejecutiva de Coexport, al advertir que las exportaciones en general tuvieron una contracción en ese mes.

Con respecto a las importaciones de Guatemala hacia El Salvador, estas registraron una caída de 10% y se ubicaron en US$461.7 millones menor a los US$512.6 millones a mayo del año pasado.

“Afortunadamente, el sector de alimentos que es muy fuerte está operando y solo se podía despachar aquellos productos de las empresas no permitidas que ya tenían sus despachos listos. Solo ahí hay muchos productos destinados a Guatemala que no pudieron hacerse”, aseguró.

Reiteró que las pequeñas y medianas empresas exportadoras hacia Guatemala fueron las más perjudicadas.

Cumplir exigencias

Pedro Tucux, presidente de la Asociación de Comerciantes y Exportadores de Almolonga (Acea) en Quetzaltenango, detalló que esta primera fase representa un beneficio para los productores que han tenido impacto severo en el intercambio comercial.

“La verdura se estancó en Almolonga y nuestra gente ha sufrido, nosotros poco a poco vamos a ir conociendo para saber cuántos camiones llevaremos a la exportación a El Salvador, y, de momento, estamos a la espera cómo funcionará para no crear falsas expectativas a los productores”, subrayó Tucux.

Mencionó que una de las condiciones que estarían dispuestos a cumplir es que solo el piloto del vehículo pueda hacer los despachos de las verduras, como se implementó en abril.

Con información de Raúl Juárez

Primera fase

Estas son las actividades que entran en vigor a partir de este martes en El Salvador:

  • Sector construcción
  • Manufactura textil y electrónica
  • Centros comerciales: venta en línea o por teléfono y restaurantes a domicilio
  • Industria aeronáutica: repatriación, vuelos humanitarios y terminal de carga
  • Puertos marítimos: importación y exportación
  • Servicios de contabilidad, abogacía para inversiones y comercio
  • Comercio de productos en línea
  • Servicios de imprenta
  • Servicios médicos y enfermería por citas
  • Veterinarias
  • Salones de belleza, peluquerías y barberías con citas
  • Transporte de carga
  • Sector público: tramite de inversión y comercio
  • Servicios empresariales en línea
  •  Cuerpo diplomático, cooperación y organizaciones
  • Suministros de comida a domicilio y para llevar
  • Docentes y administrativos de centros educativos
  • Servicios de reparación y mantenimiento