Por Hyatt Saleh*

En tiempos de crisis e incertidumbre, a menudo me encuentro pensando en cómo adaptar mi mentalidad y mis acciones para salir de los momentos difíciles en una mejor situación que en la que entré. Esta ideación de soluciones, a veces productiva y algunas no tanto, me ayudó a redescubrir una noción que ha sido de dominio popular por muchos años y que en mi opinión, puede ser de gran ayuda en estos tiempos. Se trata de la especialización de las tareas, en la que cada quien aporta valor desde sus habilidades.

Se vienen tiempos duros, pero también prometedores si nos enfocamos en dicha especialización en pro de la optimización de nuestros negocios, donde cada empresa se enfoque en lo que sabe hacer y en lo que hace mejor, en vez de tratar de llevar a cabo procesos que están por fuera de su expertise. Pero para que dicha especialización genere resultados positivos, nos vamos a ver obligados a desarrollar sinergias, estrechar lazos de cooperación y abrir canales de comunicación, donde una empresa pueda apalancarse de otras para hacer sus procesos más eficientes, sin dejar de lado su core.

Se vuelve vital entender que todos estamos jalando para el mismo lado. Buscando una mejor economía en la que todos podamos prosperar, y en la que la comunicación abierta permita mejores resultados y no desventajas ante la competencia. De hecho, en mi opinión, la ventaja competitiva se verá definida por la capacidad de abrirnos a nuevas posibilidades, entendiendo que no somos los poseedores de todo el conocimiento.

Pero primero lo primero. De nada sirve hablar de cooperar y de compartir conocimiento si no empiezo por compartir el mío, en la industria de la inteligencia artificial. Y es que la inteligencia artificial tiene muchos beneficios que pueden aportar a la optimización de los negocios, pero que en muchos casos no será parte del core de las empresas, por lo que será necesario desarrollar sinergias para la implementación de esta tecnología.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

En términos generales, la inteligencia artificial (lo que se conoce hoy en día también como Machine Learning) es la capacidad que se le dá a las máquinas  de tomar decisiones, ya sea para automatizar procesos, solucionar problemas o por la necesidad de entender mejor la información que tenemos disponible. Esto se logra a través del entrenamiento de las máquinas con ejemplos que emulen el pensamiento humano.

Por ejemplo, en la industria manufacturera, se necesita de alguien que haga control de calidad sobre las diferentes piezas que se fabrican. En este caso, un computador podría tomar la decisión de si la pieza presenta defectos o no, a partir de una cámara que muestre la imagen de la pieza. Para entrenar esta solución se desarrolla un software que mediante el análisis de suficientes fotos de piezas, con y sin defectos, es capaz de descubrir esos patrones que hacen que una pieza sea defectuosa.

Hoy más que nunca, la inteligencia artificial juega un papel importante en la economía, ya que a raíz de la pandemia, empresas de diferentes sectores están afrontando nuevos retos económicos y es necesario hacerse más eficientes para continuar siendo rentables. Así mismo, las patrones de consumo de los clientes han cambiado radicalmente, y se vuelve vital poder ofrecer una experiencia personalizada, sin que esto aumente los costos ni la carga operativa. Tendiendo en cuenta esto, la inteligencia artificial hoy en día está en un punto en que puede lograr soluciones que antes no eran posibles, y que pueden hacer nuestros negocios mucho más eficientes, gracias a los diferentes avances tecnológicos.

Sin embargo, es importante hacer hincapié en que la inteligencia artificial no se trata únicamente de carros que se manejan solos o robots que pueden mantener una conversación. Sí, esos son los proyectos que suenan más interesantes (¿quién no quisiera tener un amigo robótico en esta pandemia?), pero también son los que hacen que muchas personas/empresas sientan que la inteligencia artificial no les aplica.

Y para entender porqué esta tecnología aplica a casi todas las industrias, es importante entender las ventajas que ofrece. Las más evidentes son la automatización y velocidad de los procesos. Pero más allá de eso, y en lo que me gusta hacer énfasis es en la habilidad de ser consistente, y la multidimensionalidad.

Lo primero hace referencia a que la máquina es capaz de llegar a la misma conclusión si se le introduce la misma información, independientemente de la hora del día u otros factores que sí afectan la analítica humana. Es bien sabido que nuestra capacidad de razonar no es la misma cuando tenemos hambre, sueño o muchas cosas en nuestra mente. Por ejemplo, se ha estudiado que los jueces emiten juicios más severos antes de almorzar.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes Centroamérica

Por otro lado, la multidimensionalidad se refiere a la habilidad de tener en cuenta miles o millones de variables a la vez. Mientras tanto, los humanos logramos procesar entre 5 a 10 (los estudios varían en este valor) variables en simultaneo. Esto hace que las máquinas puedan tomar mejores decisiones que los humanos porque pueden tener más factores en cuenta.

Dejando a un lado la teoría, y para popularizar algunos de los usos que tiene la inteligencia artificial hoy en día, las siguientes líneas de este artículo exponen algunas historias de éxito causadas por la cooperación entre empresarios de diferentes industrias y expertos de inteligencia artificial, con la esperanza de que algunos de estos ejemplos sirvan de guía para descubrir el valor que la inteligencia artificial puede agregar a los negocios.

El primer caso de éxito que vale la pena compartir se relaciona con los e-commerces, que con la coyuntura actual son la realidad de muchos negocios en diferente industrias. Y es que con la cantidad de competidores creciendo día a día, y con el lapso de atención de los clientes cada vez más corto (hoy en día no somos capaces de terminar un episodio de nuestra serie favorita sin mirar el celular al menos una vez), las empresas están siendo sometidas a una lucha por sus clientes constante y costosa.

De ahí, nace la necesidad de poder generar una comunicación activa y personalizada con los clientes, que responda a necesidades especificas o que genere necesidades nuevas basadas en el perfil del cliente. Lamentablemente, dicha comunicación no es escalable si se hace de forma manual, o de lo contrario sería una opción demasiado costosa.

El papel de la inteligencia artificial en este caso, consiste en el perfilamiento de los clientes para generar recomendaciones de productos, con el objetivo de minimizar el costo de adquisición. Tal como el algoritmo de Netflix es capaz de recomendarte series y películas que van de acuerdo a tus elecciones pasadas, y las de personas similares a ti. Y así como más de una vez te has dejado convencer por dichas recomendaciones, porque apelan a tus gustos, lo mismo sucederá con tus clientes cuando se les recomienda un producto afin a sus necesidades, maximizando tus chances de crear ventas en estos tiempos, en que muchos clientes están limitando sus gastos y la competencia es fuerte.

Teniendo en cuenta lo anterior, imagina que tus clientes reciben un correo con los productos que podrían mejorar su experiencia con tu marca, o entran a tu página web y lo primero que ven son esos productos, en lugar de una vista estandarizada que muestra los mismos productos a todos los clientes. Porque así como no todas las personas en una misma familia entran a un restaurante a pedir el mismo platillo, todos los clientes de tu marca no van a adquirir los mismos productos.

Otro ejemplo que me gusta compartir, ocurre en el área de recursos humanos, específicamente en lo que hace referencia al área de contratación de nuevos empleados. Y es que es bastante común que una oferta de trabajo reciba cientos, o quizá miles, de hojas de vida, donde lamentablemente la mayoría de ellas no cumplen los requisitos mínimos del cargo. Y esta realidad, puede incluiso aumentar hoy en día teniendo en cuenta el número de personas que han perdido su empleo a causa de la coyuntura actual.

 Tradicionalmente, la tarea de revisar las hojas de vida, que es tediosa y larga, la realizan una o varias personas, con el objetivo de realizar un primer filtro de los candidatos para seleccionar aquellos que pasan a la siguiente etapa. Sin embargo, después de varias horas de trabajo, esta tarea resulta improductiva ya que el tedio y repetición de la actividad nos llevan a cometer errores u obviar información clave.

Teniendo en cuenta lo anterior, con la inteligencia artificial ya se han creado sistemas capaces de realizar ese primer filtro de los candidatos. Dichos sistemas, son capaces de revisar cada hoja de vida con la misma perspectiva, y descartar aquellos candidatos que no califican a la oferta de trabajo.

Esta solución no sólo le ahorra a las empresas costos y tiempo, sino que además les permite enfocarse en las siguientes etapas del proceso de selección que requieren un componente humano activo y eficiente, que sea capaz de escoger el mejor candidato no sólo para el cargo, sino aquel que es más afin con la cultura de la empresa.

Sigue la información de los Negocios en nuestra sección especializada

Podría continuar mencionando diferentes ejemplos de cómo la inteligencia artificial ha ayudado empresas en diferentes industrias, porque son muchos los campos de acción que tiene, pero me gustaría aprovechar lo que queda de este artículo, para recalcar la importancia de iniciar una conversación entre empresas con problemas, con ideas, con necesidades, y expertos en inteligencia artificial para empezar a explorar las soluciones que se pueden generar.

Y por qué es tan importante esta comunicación? Porque sin ésta, es posible que muchos de las soluciones mencionadas en este artículo nunca se hubieran desarrollado. Porque quienes saben como desarrollar soluciones utilizando inteligencia artificial muchas veces no conocen los problemas que se deben solucionar. Porque quienes tienen los problemas, no conocen el alcance que la inteligencia artificial tiene. Y finalmente, porque sin la creación de sinergias, no es posible la especialización en las áreas en las que somos buenos.

Y es que es importante entender que aunque el problema que está afectando en este momento tu negocio no haya sido mencionado en las líneas de este artículo, esto no quiere decir que no pueda encontrar una solución con el uso de la inteligencia artificial. Por el contrario, existe una gran probabilidad de que sí se puede, porque como ya lo he mencionado, la inteligencia artificial es bastante versatil, y su insumo más importante es la información (que está disponible en todas las industrias).

Fundadora de TheMadFox, una empresa que desarrolla productos digitales, utilizando inteligencia artificial.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.