Tal es el objetivo de COTTON USA en el campo de la industria algodonera de Estados Unidos, país productor de un algodón de la calidad más alta y en el cual confían empresas textiles de todo el mundo.

Esa confianza ha sido ganada en el tiempo con acciones firmes cuyo fin es la protección del planeta y que empiezan desde el momento de la siembra.

Se ven en la aplicación de la tecnología más moderna para el uso del agua y de la tierra y en el apego a las normas de producción más estrictas del mundo.

Los algodoneros de Estados Unidos operan dentro de un exigente marco regulatorio, el US Cotton Trust Protocol .

Los resultados de su aplicación se reflejan en una fibra en cuya producción se han seguido los lineamientos más exigentes con el objetivo de cuidar los recursos naturales.

El algodón producido en suelo estadounidense es regulado como si se tratara de un alimento, lo cual nos deja entender el nivel de supervisión en el que se desarrolla.

Personas independientes a la industria verifican todo el tiempo que las normas se cumplan.

Solo al algodón de Estados Unidos es posible rastrearlo hasta el origen, donde empiezan una serie de pasos en aras de la sostenibilidad. Se puede saber que proviene de una agricultura de precisión y que el suelo fue tratado con amabilidad, aplicando técnicas sin labranza.

COTTON USA promueve la agricultura de precisión, que se apoya en la tecnología más moderna para, por ejemplo, utilizar el agua de manera puntual únicamente donde los algodonales lo requieren gracias a sensores de humedad regulados por computadora.

De la misma forma se hace la aplicación de productos para proteger los sembradíos.

En las últimas cuatro décadas, los productores de las 18.000 fincas en territorio estadounidense han conseguido logros importantísimos para el cuidado del ambiente.

La eficiencia en el uso del agua ha mejorado en un 82% y hoy utilizan 38% menos energía. La emisión de gases de efecto invernadero la han bajado en 30% y en 31% la pérdida de suelo para producir una paca de algodón.

El compromiso se encuentra por doquier.

El objetivo de COTTON USA es trabajar constantemente, desde la innovación y las normas, para tener en el futuro un mundo más verde y amable.

Y por la misma senda caminan sus empresas licenciatarias, entre las cuales se encuentra la guatemalteca Liztex, instalada en la ciudad de Amatitlán.

La compañía cuenta con una planta que permite dar tratamiento al agua utilizada en la elaboración de sus productos, un hecho junto al cual destacan la inversión en la maquinaria más nueva y eficiente para garantizar un consumo menor de agua y de energía. Además, utiliza fibras ecológicas. 

Otra muestra de su compromiso  verde la encontramos en las normas que aplica para reciclar los sobrantes de fibra, hilo y tela.

Es que pensar en el medio ambiente y trabajar en protegerlo son dos acciones que Liztex ha sabido tejer de una manera exitosa incluyendo en ello a sus colaboradores.

Por eso coloca en el mismo nivel de importancia la responsabilidad social y la responsabilidad ecológica.

En Liztex trabajan para que cada uno de sus procesos, además de conseguir como resultado los productos de la calidad más alta, den como fruto un ejemplo de compromiso con el medio ambiente y con las personas.

COTTON USA y Liztex  protegen desde hoy el planeta que habitaremos mañana.