EFE.- El ministro de Salud de Costa Rica, Daniel Salas, informó este lunes que el país registra 139 nuevos casos positivos de COVID-19, para un total de 3,269 casos positivos, y alertó que la mayoría de las transgresiones a protocolos sanitarios se están dando en lugares privados.

Salas destacó que comprende el “agotamiento” y que las personas “extrañen la forma a como estábamos acostumbrados a vivir antes de la pandemia”, sin embargo, el COVID-19 continuará afectando varios meses más y se deben cumplir con los protocolos para evitar un colapso de servicios de salud.

“Solo debemos reunirnos o agruparnos con el núcleo cercano, en la medida que se rompa esa burbuja empiezan más casos, más transmisión y más casos graves hasta llegar a un escenario de que haya un colapso de los servicios de salud”, expresó el ministro.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica.

El ministro añadió que han percibido “que muchas de las transgresiones se dan en lugares privados personales, y mucha gente lo hace pensando que no va a ocurrir nada, pero así ocurren los efectos nocivos de la pandemia”.

Por su parte, el gerente médico de la Caja Costarricense de Seguro Social, Mario Ruiz, manifestó que el país está bajo un estado de emergencia con la que hay que convivir y “tener una responsabilidad compartida”.

COSTA RICA REPORTA 3,269 CASOS Y 15 MUERTES

El ministro Salas reveló que Costa Rica contabiliza hasta este lunes 3,269 casos positivos de COVID-19, 139 más en un día, así como 1,394 personas recuperadas.

Los datos oficiales indican que desde el 6 de marzo, cuando el Gobierno reveló el primer caso, 15 personas han fallecido, con edades entre los 26 y 87 años, para una tasa de letalidad del 0.46 %.

Además, hasta este lunes hay 40 pacientes hospitalizados, de los cuales cuatro se ubican en unidades de cuidados intensivos con edades entre los 43 y 68 años.

Sigue la información de la pandemia de corronavirus y su impacto en la economía.

Costa Rica comenzó el sábado pasado la fase 3 de apertura de actividades económicas, la cual se lleva a cabo de manera diferenciada por distritos y cantones, dependiendo del nivel de alerta de cada uno y de riesgo de contagio.

Esta fase habilita a operar fines de semana a las tiendas, cines, teatros y museos, a un 50 % de su capacidad y con el uso obligatorio de mascarillas o caretas.

También se inició la apertura de las iglesias, pero deben cumplir con el distanciamiento social.

Las autoridades costarricenses han informado que están trabajando para garantizar un equilibrio entre la protección de la salud y la vida humana, así como la reactivación económica del país.

banner descarga ca.jpg