La municipalidad costarricense de Curridabat ganó el premio Charter 2020, del Congreso de Nuevo Urbanismo (CNU), debido a su novedosa propuesta para la gestión urbana e inclusión de espacios verdes en la experiencia ciudadana.

Gracias a su diseño urbano esta municipalidad ganó por la tercera ocasión un premio Charter del CNU. Este destacamento es de lo mejores en diseño urbano, gestión de sitios y construcción de comunidades.

El proyecto consiste en la creación de un vivero municipal de vegetación nativa del cantón interconectado con una serie de espacios verdes que no solo permitan aumentar el contacto de los ciudadanos con la naturaleza.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Irene García, asesora de la Alcaldía, explicó que este premio es un reconocimiento al modelo visionario de la Municipalidad de Curridabat a través de Ciudad Dulce y que tiene un impacto directo e innovador en las experiencias cotidianas de los habitantes.

“Esta red incrementará la cantidad y calidad de los servicios ecosistémicos que ofrece la ciudad para asegurar el bienestar general de la población”, dijo García.

Este proyecto incluye un componente de educación presencial, interactiva y virtual, que “permitirá demostrar de forma vivencial buenas prácticas de adaptación al cambio climático, así como promover el intercambio y la generación de conocimiento”, detalló García.