El vicepresidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Martín Chicas, lamentó que debido a la crisis sanitaria por el COVID-19, el Producto Interno Bruto (PIB) de Honduras podría disminuir entre 4.4 y 6.2 por ciento a finales del año.

El cierre de la economía ha ayudado a que menos personas se contagien del virus, pero que las finanzas en el país, empresas y familias se vean severamente afectadas.

El retorno a la reapertura económica no garantiza que se volverá a la normalidad, para eso se tiene que realizar un trabajo integral, desde el gasto de las familias, pago de impuestos de las empresas y gasto corriente y de emergencia por parte del Estado.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica.

En ese sentido, Chicas recomendó realizar una serie de acciones que ayudarán a corto, mediano y largo plazo con la reactivación de la economía.

“Cada una de las personas debe revisar el gasto, tenemos que contraer el gasto y enfocarlo en temas prioritarios”, indicó.

“El Estado, junto con la banca privada tiene que poner a la disposición recursos frescos y tasas bajas para que podamos reactivar la economía”, añadió.

Mencionó que también “se debe hacer un compás de espera a las empresas en el pago del impuesto sobre la renta, y otras tasas porque es momento de pasar eso a segundo plano, ya que el primer plano es salvar la economía”.

“Esas son algunas recomendaciones puntuales porque, no es que van a haber pérdidas, sino que ya perdimos una cantidad considerable de ingresos y de contribución del PIB, para el fin de año vamos a cerrar con cifras entre 4.4 y 6.2 por ciento de disminución al PIB”, lamentó.

Cumplimiento

Entre más rápido las empresas acaten los protocolos de bioseguridad y se adapten a ellos, menos será el tiempo de espera para reactivar la economía.

La Secretaría de Trabajo ha elaborado los protocolos de bioseguridad con el apoyo de expertos y la contribución mediante asistencia técnica y financiera de la Unión Europea.

Sigue la información de la pandemia de corronavirus y su impacto en la economía.

En ese sentido, Chicas dijo que “el sector formal ha sido muy responsable en cumplir con los protocolos de bioseguridad, encargarse del transporte del personal, comprar los equipos de protección personal”.

“Debemos de seguir apoyando el sector productivo para que dentro de esas normas, ayude a que la economía funcione, trabaje y ayude a la salud del pueblo hondureño”, indicó.

“Hay que ayudarle mucho, pero con otros tratamiento, al sector informal, que es el emprendedor, esa persona que igual hace sus aportes a la  economía, pero que necesita un enfoque y una ayuda diferente, en cuanto a que puedan cumplir con esos protocolos de bioseguridad”, concluyó.

*En alianza con La Tribuna

banner descarga ca.jpg