POR Luis Corrons *

El Covid-19 ha retado a los negocios, no importa si son grandes o pequeños. De un día a otro, las empresas de todos los países han sido afectados por la pandemia y han tenido que implementar políticas de trabajo desde casa y, a pesar de que la tecnología estaba lista, la verdad es que esta no era una práctica común.

Pero, también existe un lado positivo, las empresas en América Latina tienen la oportunidad de enfrentar esta situación y prepararse para nuevas y más avanzadas formas de trabajar dando a sus empleados más libertad y oportunidades que pueden mejorar su productividad, al mismo tiempo que su calidad de vida.

Desde luego hay importantes pasos que se necesitan seguir para reforzar la seguridad y la seguridad de los datos, pero si se considera, el futuro después de la crisis es prometedor.

Los datos históricos de Avast muestran que las empresas de América Latina están más en riesgo de sufrir ataques en comparación con las empresas de Europa y Estados Unidos:

En 2019, de un período de 30 días de septiembre a octubre, las empresas mexicanas tenían un 24% de posibilidades de encontrarse con una amenaza, en Brasil era 21% y en Argentina era 23%, mientras que en Alemania era 13%, en Reino Unido era 12% y en los Estados Unidos era 12%.

Esto hace que sea más importante para las empresas de América Latina esta oportunidad para abordar la seguridad, especialmente teniendo en cuenta que la forma en que trabajamos probablemente cambiará.

Alta seguridad

Mientras que la protección de los datos es de alta importancia, la verdad es que la primera prioridad durante la crisis ha sido que la gente trabaje, sobre todo, pero se ha visto un incremento en los ataques enfocados a los trabajadores remotos.

Trabajar de forma remota tiene sus beneficios si se toman las medidas de seguridad adecuadas. Las empresas no sólo pueden ahorrar dinero en el alquiler de grandes oficinas, al permitir que los empleados trabajen de forma remota, sino que también pueden dar a los empleados la libertad de viajar, pasar más tiempo con la familia y amigos porque ya no pasan más tiempo en el coche.

Sobre las reuniones de trabajo, viajar en la Ciudad de México para ir de casa al trabajo, o del trabajo a una reunión de trabajo, puede tomar de una a dos horas dependiendo de dónde te encuentres; con la crisis, tal vez cambia la perspectiva de las reuniones en persona y se realicen más a través de plataformas en línea, lo que tendría un impacto positivo en la disminución del tráfico en las ciudades y también en ayudar a mejorar el medio ambiente.

El trabajo a distancia y la nueva normalidad a la que se está adaptando el mundo también está permitiendo a los empleados conectarse con otras personas de todo el mundo, a la vez que ahorran costos de viaje.

Las empresas de América Latina pueden tomar esta desafortunada situación como una oportunidad para prepararse para una nueva forma de trabajar, donde la gente trabaja de forma remota, para mantenerse en ventaja.

A la deriva

Según una encuesta de Avast, el 81% de las personas en México dijeron que no reciben de su empleador el apoyo tecnológico o la asistencia técnica que necesitan cuando trabajan en casa o en un lugar público, lo que hace que la seguridad sea un tema cada vez más importante.

Las empresas pueden mejorar su seguridad durante el tiempo de trabajo desde casa, como proveer conexiones VPN a los empleados, asegurarse de que usen portátiles y dispositivos inteligentes autorizados por la compañía y con soluciones instaladas de seguridad. Informar acerca de cuáles son el hardware, el software y los servicios que pueden utilizar, así como el tipo de herramientas, proporcionadas por la empresa, que les permita conectarse y compartir archivos importantes con otros miembros de la organización.

Es importante hacer cumplir la autenticación de dos factores siempre que sea posible para añadir una capa extra de protección a todas las cuentas y asegurarse de que los empleados conozcan sus derechos de acceso limitados y sólo pueden conectarse a los servicios que necesitan para sus tareas específicas, en lugar de dar acceso a toda la red corporativa.

Si las empresas latinoamericanas tienen la oportunidad de regresar a la normalidad en el futuro, deberán preguntarse, ¿queremos volver a la vieja forma de trabajar? ¿O queremos prepararnos para el futuro? Estamos en un momento en el que empresas como Twitter han anunciado que la situación de trabajo desde casa se convierte en permanente para todos sus empleados.

Además, muchas conferencias se están llevando a cabo virtualmente y podríamos ver que esto se convierte en la norma. El futuro es impredecible, pero tengo la sensación de que la forma en que funciona el mundo cambiará para mejor si sabemos aprovechar correctamente los ajustes que todos nos hemos visto obligados a hacer.

* Luis Corrons, Evangelista de Seguridad en Avast.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.