EFE.- La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, pidió este jueves quitar los subsidios a los combustibles fósiles, aprovechando los bajos precios del petróleo debido a la pandemia, para favorecer la producción y el consumo de energía renovable.

La costarricense hizo este pedido en la presentación del informe ‘Una transición energética innovadora y sostenible en América Latina’, de la Fundación Iberoamericana Empresarial, que se realizó de manera telemática e introdujo la ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, y donde también participó el presidente de la multinacional energética Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

El informe nace del diálogo entre empresas e instituciones iberoamericanas para apoyar la generación de consensos en la región sobre “la forma más eficiente y justa de llevar a cabo una transición energética sostenible e innovadora”, indicó la Casa de América, organizadora del coloquio.

Según este informe, una vez superada la pandemia los esfuerzos gubernamentales deberán “orientarse a reconstruir el capital productivo de las economías, y es en este momento cuando surge una gran oportunidad para que esta reconstrucción empuje con fuerza una transición energética innovadora y sostenible”.

Te puede interesar:Así aprovechan a los cerdos en Brasil para generar energía renovable

LA PANDEMIA, UNA OPORTUNIDAD PARA HACER LO QUE ANTES NO SE PUDO

La secretaria general Iberoamericana aseguró que el mundo debería aprovechar las oportunidades que la pandemia puede traer y destacó el bajo precio del petróleo como una ocasión para eliminar los subsidios a los contaminantes combustibles fósiles.

“Es una ocasión para quitar los subsidios a los combustibles fósiles con el petróleo tan barato, porque el problema no es que las renovables no tengan, sino que los fósiles siguen teniendo. Tal vez podemos aprovechar ahora para hacer ese cambio que antes no pudimos llevar a cabo”, insistió Grynspan.

Además recordó que “el 77 % de los latinoamericanos creen que el cambio climático les afecta negativamente”, un porcentaje, según manifestó, “mayor que en Europa o en Estados Unidos”.

“Es decir, hay una demanda social que tenemos y podemos escuchar”, aseveró.

LAS EMPRESAS “FUNDAMENTALES” PARA LA TRANSICIÓN ECOLÓGICA

En el debate se puso de manifiesto el valor de las empresas para la transición ecológica en todo el mundo y también en América Latina, así como de las instituciones financieras para que este proceso se cumpla en el menor tiempo posible.

“Los desafíos son globales y tenemos que tener soluciones integrales con mucha coordinación”, aseveró el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, quien tildó de “fundamental” la colaboración público-privada, así como el diálogo entre los diferentes gobiernos.

Por su lado, Grynspan consideró que el diálogo que los Estados han de tener con las empresas “debería ser mucho más constante” y aseguró que las compañías también deben mantener esa relación “con sus comunidades”.

En ese sentido, valoró sobre todo de las generaciones más jóvenes, muy activas en la lucha contra el cambio climático. “Hay que unirse a los jóvenes, porque tienen mayor visión de largo plazo que solo los cuatro años que dura una legislatura”, recalcó.