El gobierno hondureño distribuyó entre médicos mascarillas que no eran recomendadas para uso médico, lo que representa un riesgo para el personal sanitario, señaló Consejo Nacional Anticorrupción (CNA).

En un programa de televisión, el jefe de la Unidad de Investigación del CNA, Odir Fernández, sostuvo que que en oficinas del gobierno sacaron las mascarillas de las cajas en las que decía que no eran para uso médico

“A sabiendas de que no eran para uso médico, las han distribuido a cada uno de los médicos y es así que nosotros identificamos a 56 instituciones a donde se trasladaron estos insumos”, sostuvo.

Asimismo, Fernández puntualizó  que en San Pedro Sula se enviaron más de 70,000 mascarillas. Agregó que entregarán al Ministerio Público (fiscalía) un informe sobre los responsables del procedimiento.

Por su parte, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) donó a Honduras 33.000 kits para diagnosticar el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, cuya enfermedad resultante, la COVID-19, ha matado ya a 656 personas e infectado a 24.665, informó este martes la Presidencia hondureña.

La designada presidencial de Honduras (vicepresidenta), María Antonia Rivera, indicó que el embarque de los kits de diagnóstico fue retirado el fin de semana, con apoyo de Administración Aduanera del país centroamericano.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Ya está en manos de la Secretaría de Salud este material de extracción”, enfatizó Rivera, quien dijo que, por instrucciones del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, las pruebas PCR (hisopado) se entregarán en los diferentes hospitales del país con transparencia.

La donación, cuyo monto asciende a 148.500 dólares, fue recibida por la ministra hondureña de Salud, Alba Consuelo Flores, añadió la Presidencia de Honduras.

Los kits contribuirán a “fortalecer más” el sistema sanitario de Honduras y hacerle frente a la pandemia de la COVID-19, según las autoridades.

Con información de AFP y EFE