Luego de haber implementado diferentes medidas para contener la propagación del coronavirus en sus territorios, países como Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica y Panamá se alistan a reabrir sus economías y entrar a una “nueva normalidad” post-Covid-19.

El virus se convirtió en el principal disruptor de la transformación digital en las empresas y aceleró a gran velocidad las estrategias de comercio electrónico, entrega de productos y reabastecimiento de mercancías. Además, ha puesto a prueba los planes de continuidad del negocio y su operación diaria.

¿Qué hay después de una pandemia o crisis que ataca al mundo y que impacta no sólo a su economía, sino su cotidianidad? Tras la aparición del nuevo coronavirus en enero pasado, en China, y su posterior propagación a los diferentes continentes hasta llegar a Centroamérica, el virus provocó un antes y un después en los negocios y en la convivencia de la población.

Le invitamos a leer: El desafío de las bases de datos sucias

Frente a este panorama, se demanda de una resiliencia empresarial, nuevos modelos de negocio, capacidad de adaptación por parte de trabajadores y los usuarios, así como dejar atrás sistemas tecnológicos obsoletos que restan productividad y rentabilidad.

Para esta redefinición post-Covid-19 de los modelos de negocio y la optimización de procesos, los departamentos de TI tendrán que poner foco en tecnologías como Inteligencia Artificial (IA), reconocimiento facial, la nube, Internet de las Cosas (IoT), Machine Learning, aprendizaje profundo (Deep Learning), controles biométricos, robótica, Realidad Aumentada (AR), ciberseguridad, teletrabajo, plataformas de teleconsulta para la asistencia médica, entre otras.

La IA es uno de los sistemas que tendrá mayor impacto. La predicción de comportamientos y la anticipación a un hecho son sus principales funciones y gracias a la analítica de datos, esta tecnología no sólo se ha podido utilizar durante la pandemia para la gestión de información sobre pacientes, viajeros, escuelas, empresas, gobierno, sino que puede seguir haciendo predicciones acertadas posteriores al virus.

Nuevas tecnologías

Muchas compañías consideran que el trabajo a distancia tras la emergencia será una tendencia, incluso, los millennial ven con buenos ojos que se continúe con la actividad laboral desde casa. Según el estudio The Deloitte Millennial Survey, realizado por esa consultora, 50% de esta generación busca flexibilidad en horarios y la oportunidad de hacer home office.

Por otra parte, las maneras de ingresar y salir de sitios como aeropuertos, oficinas, hospitales y escuelas, entre muchos más, no volverán a ser las mismas después de las medidas de distanciamiento social y las reglas de higiene.

Además, Uber anunció que a partir del 18 de mayo sus conductores utilizarán tecnología de verificación de objetos en la aplicación para confirmar el uso de cubrebocas a través de selfie, además de otras medidas de higiene y sanitización de la unidad.

Médico a distancia

En el sector salud se espera que la telemedicina cobre mayor demanda. Ésta es una plataforma eficaz que gestiona el proceso completo de atención de pacientes con sintomatología leve o moderada, desde la identificación temprana hasta el seguimiento remoto.

Cuando todo esto termine, muchos de nosotros no sabremos por dónde empezar: si correr a abrazar y besar a nuestros seres queridos, volver a la oficina, salir a correr por el parque, dar un paseo o ir a degustar de una buena cena con nuestros amigos. Lo cierto es que en cada una de las actividades que hagamos estará más presente la tecnología en la nueva normalidad.

* Fundadora y directora general de Alldatum Business

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.