Por Gustavo Sorgente*

El mundo del espectáculo ha colaborado a posicionar el concepto de Cyber y Cyber Security  a través de  una visión de ciencia ficción que ha atrapado al publico no tecnológico sin necesariamente transmitir los riesgos actuales y potenciales en nuestra vida cotidiana.

Quiero comenzar aclarando que el cyber-crimen  es un negocio que de acuerdo con Reuters ya genera mas retorno que el narcotráfico en países en desarrollo.

El año 2005 fue el primer año donde los ingresos ilegales del Cyber-crimen superaron a los ingresos de ventas de drogas ilegales (mas de $105B de dólares).

Esta inmensa masa de dinero es la razón por la cual los criminales del Cyber espacio (individuos, grupos y Estados) son capaces de generar ataques tan sofisticados y, a la vez, son capaces de evolucionar tecnológicamente forzando a las empresas a tener que invertir constantemente en nuevas  tecnologías de protección.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los ejecutivos técnicos (CIO,CSO,CTO,etc) son capaces de entender esta amenaza muy claramente, ¿pero la pregunta es qué tan sensibles son los ejecutivos no técnicos ?

Muchos ejecutivos minimizan el riesgo de la ciberseguridad a tener un buen sistema de claves de acceso e ignoran las múltiples formas en que estamos expuestos por nuestro comportamiento inconscientemente descuidado.

Los criminales del Cyber Espacio penetran en nuestras redes no solo a través de nuestras computadoras sino también a través del teléfono celular, el termostato digital, el smart TV, etc. Aprenden de nuestras actividades cotidianas a través de nuestros accesos a diferentes dispositivos en determinados momentos del día, o  lo que comentamos en las redes sociales. Somos fácilmente “trackeables”…

Nuestra vida se manifiesta a través de las redes, y es de esa forma en que nos volvemos vulnerables dando a conocer involuntariamente cosas que no compartiríamos normalmente.

Esto me lleva a pensar que la protección de nuestro negocio depende de dos cosas :

La primera es entender que nuestra empresa debe tener una protección tecnológica sofisticada y punta a punta. La típica falta de presupuesto genera que la inversión en seguridad se haga en etapas y ese es un gran problema. El hacker buscará el punto débil de la red y por allí se meterá. El hacker no es un muchachito de pelo largo … como lo representa Hollywood, es una organización criminal, y en muchos casos, con mas recurso y presupuesto que el de su propia empresa.

Con los cambios que ha generado el COVID-19, una empresa sin red, o con su red comprometida, es absolutamente inoperativa. La intrusión  mas insignificante en los sistemas internos  puede impactar el negocio total. 

La segunda consideración es tiene que ver con los procesos de negocio y nuestro comportamiento individual. Necesitamos ser conscientes de lo que hacemos y decimos y de los medios que utilizamos para comunicar.

Por esto es importante que los ejecutivos no técnicos entiendan la envergadura del problema. Su gerente de sistemas podrá seleccionar las herramientas tecnológicas, pero es el CEO , CFO, COO que debe generar los cambios de políticas para hacer esas herramientas útiles.

Este problema, nunca desaparecerá, cuanto mas rápido nos adaptemos, mas difícil haremos la tares de los hackers.

Por esto es importante que los ejecutivos no técnicos entiendan la envergadura del problema.

Su gerente de sistemas podrá seleccionar las herramientas tecnológicas, pero es el CEO , CFO, COO que debe generar los cambios de políticas para hacer esas herramientas útiles.

Este problema, nunca desaparecerá, cuánto mas rápido nos adaptemos, mas difícil haremos la tares de los hackers.

*Managing Director Cisco Systems Latin America

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.