La nación centroamericana buscaba fondos para hacer frente a la emergencia por la pandemia del COVID-19, en momentos en los que registra 10,000 casos confirmados y casi 300 fallecidos a raíz del virus. Salió al mercado internacional y El Salvador logró captar US$1,000 millones con la emisión de su bono soberano, a una tasa de 9.5 % anual, y un plazo 32 años. La tasa es equiparable a la que se había pagado anteriormente por una colocación realizada en un contexto menos complicado. Para esta operación el equipo de trabajo de El Salvador fue con Banco Santander y Scotiabank. Estas instituciones fueron los asesores financieros del país en este proceso. EXOR, sociedad global de servicios financieros, fue el asesor de mercados del gobierno salvadoreño.

Para EXOR estas es la primera colocación de bonos soberanos en la que participa, desde la oficina regional de la compañía recién abierta en El Salvador para atender a Centroamérica. El papel de EXOR fue ir midiendo el mercado diariamente y temporizar los tiempos de salida para que El Salvador siendo el único país de calificación B- pudiera salido a buscar ese volumen de fondos al mercado. Debido al gran esfuerzo de todos los participantes y a una minuciosa y detallada asesoría de mercado de la compañía, se logró con una tasa que promedio los 60 puntos básicos por encima de otra colocación realizada antes de la crisis por la pandemia.

César Addario, vicepresidente regional de EXOR LATAM C.A., explicó que parte del éxito de la colocación es la confianza que hay tanto en el país como en el Gobierno del presidente Nayib Bukele, un joven líder que cuenta con un abrumador apoyo popular, y que antes de la pandemia ya había impulsado una agenda promercado.

Una de las funciones de EXOR de mayor peso para esta emisión fue generar un cronograma de ejecución, y medir las condiciones volátiles del mercado para que no impidieran realizarla operación en circunstancias favorables. 

Las condiciones del país generaron interés ya que hubo una sobredemanda para la colocación. Parte del dinero captado en la colocación se destinará a una agenda de recuperación económica y apoyo a las empresas.