EFE.- El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, pidió este jueves a los ciudadanos “seguir resistiendo” ante las medidas restrictivas por la pandemia de la COVID-19 y aseguró que comprende a las personas que esta semana se han manifestado para pedir que les permitan abrir negocios y trabajar tras conocerse que el desempleo alcanza el 20,1 %.

“No hemos llegado ni a la mitad de este maratón, hay que seguir resistiendo”, declaró Alvarado en la conferencia de prensa diaria sobre la pandemia, mientras en las afueras de la Casa Presidencial se manifestaban trabajadores y dueños de bares y restaurantes.

Desde el pasado 11 de julio el Gobierno endureció las medidas restrictivas a las actividades económicas en el centro del país, donde se ubican las principales ciudades debido al crecimiento sostenido de contagios, hospitalizaciones y muertes por la COVID-19.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Estas medidas, que se mantendrán al menos hasta el 31 de julio, solo permiten la operación de supermercados, farmacias, centros médicos, ferreterías y otros establecimientos de primera necesidad mientras que los restaurantes solo pueden trabajar con entregas a domicilio. Los casinos y bares están cerrados desde marzo.

“Se ha avanzado en la misión de recobrar la trazabilidad del virus. El sacrificio que estamos haciendo con las medidas ha rendido frutos. Esto no es fácil. Son tiempos duros, difíciles. Es lo más cercano que como costarricenses podemos estar a algo similar a una guerra”, manifestó Alvarado.

El mandatario afirmó que las protestas de trabajadores de diversos sectores que se han presentado esta semana son parte de la democracia y que comprende la necesidad de las personas de volver a sus trabajos, pero apuntó que en el contexto de la pandemia “a todos se nos demanda un esfuerzo extraordinario”.

“No puedo prometer al país que vamos a volver a la normalidad en tres o cuatro meses. Estamos ante un panorama difícil pero podemos salir de ahí”, aseguró.

Este jueves también se manifestaron en caravanas de vehículos representantes sindicales y de las alcaldías que rechazan un plan de recorte presupuestario del 1 % del PIB propuesto por el Ejecutivo y que está en análisis del Congreso.

Los sindicatos rechazan la reducción de jornadas laborales y salarios que incluye la propuesta gubernamental y señalaron que el Ejecutivo no ha querido tocar los “grandes capitales” del país.

Los alcaldes están en contra del recorte presupuestario porque quita dinero destinado al mantenimiento de la red vial en las comunidades.

El presidente Alvarado afirmó que el Gobierno tiene una ruta macroeconómica para enfrentar la crisis, advirtió que “cada quien tiene que poner de su parte” y que quienes están en mejores condiciones económicas “deben decir aquí estoy” para aportar a la solución.

“No es lo mismo una manifestación de quien pide trabajar, a la de alguien que tiene una plaza asegurada y no quiere una reducción temporal”, expresó.

El mandatario aseveró que “la prueba que tenemos al frente es ver qué tan solidarios somos”.

Este jueves Costa Rica marcó un récord de nuevos casos diarios con 768 y de fallecidos con 10, con lo que alcanzó un total de 13.129 contagios y 81 víctimas mortales a lo largo de la pandemia.

Costa Rica tiene en marcha desde mediados de mayo un plan de reapertura de actividades económicas, el cual se suspendió desde el 11 de julio en las áreas en alerta naranja, que incluyen toda el área metropolitana, el centro del país y otras comunidades.

Las zonas con alerta amarilla tienen algo más de flexibilidad para negocios de atención presencial, con protocolos sanitarios y límites de aforo.