El Ministerio de Salud (Minsa) de Nicaragua impuso un cobro de 30 dólares para la aplicación de la vacuna contra la fiebre amarilla, luego de que ésta fuera gratuita.

De acuerdo con el Minsa, el cobro de la vacuna se debe a un aumento en la demanda de personas que requieren viajar a países en riesgo de transmisión de la fiebre amarilla según listado de OMS/OPS sin embargo las líneas aéreas que operan en el país llevan ya varios meses con los servicios.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El medio digital Despacho 505 reportó que la vacuna de la fiebre amarilla es aplicada exclusivamente por el Minsa a los nicaragüenses que requieren viajar a países con riesgo de transmisión de la enfermedad y que la exigen como requisito de ingreso.

Este es el segundo cobro por servicios de salud que las autoridades nicaragüenses anuncian en las últimas semanas, luego de que el pasado 17 de julio, el gobierno fijó un precio de 150 dólares a las pruebas PCR para detectar el Covid-19.