Por Rosa María Bolaños

A partir del 27 de julio se redujo el toque de queda, se quitó la limitación de tránsito según el número de placa del vehículo, además de que se permite abrir centros comerciales, restaurantes, otros servicios y comercios, así como el transporte público.

En el caso del sector de vestuario y textiles de exportación hasta la semana anterior a esa, estaban operando con alrededor de 15 mil empleados, sin embargo se llamó a unos 30 mil trabajadores para reintegrarse a sus labores y ahora llegan a 45 mil, indicó Alejandro Ceballos, presidente de la Comisión de Vestuario y Textiles (Vestex) de Agexport.

El directivo dijo que el sector nunca estuvo cerrado totalmente pero sí operando a baja capacidad.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica.

Ahora con la reducción del toque de queda, ya que empieza a las 9 de la noche y finaliza a las 4 de la mañana del día siguiente y que los fines de semana no habrá toque de queda completo ya se pudieron organizar turnos de modo que se guarde la distancia física y se mantenga la producción en caso de que personal de uno de los turnos deba ser puesto en cuarentena por algún caso positivo.

Para ello el sector ha preparado turnos que le denominan 4 por 4, se trata de que un turno de trabajadores labora 11 horas por cuatro días seguidos de manera que puedan acumular 44 horas a la semana, al quinto día entra el segundo turno con las mismas condiciones y el primer turno descansa por cuatro días.

Antes del 27 de julio eso no se podía hacer debido al toque de queda y no daba tiempo a cumplir esos horarios indicó, explicando que se tendrán horarios de 6 de la amañan a 5 de la tarde por cuatro días, pero descansas otros cuatro.

Esto ayuda a mantener en producción la planta y dar oportunidad a que más trabajadores puedan incorporarse a las labores, añadió.

“Del tema se habló con el presidente de Coprecovid, Edwin Asturias, y se llegó al acuerdo que para poder abrir normalmente lo que se tiene que hacer los turnos de 4 por 4, y guardar el distanciamiento de 4 metros cuadrados por empleado”, explicó Ceballos.

El directivo mencionó que la demanda de pedidos desde Estados Unidos empezó a crecer porque se está reactivando el mercado y varias tiendas de diferentes marcas abrieron.

Con esta reincorporación el sector está trabajando al 50% de su capacidad del total de 58 mil máquinas instaladas. Ahora ya se tienen 30 mil máquinas operando y unos 45 mil trabajadores laborando.

Por cada máquina se calcula que se generan 1.5 puestos de trabajo directos, según datos del sector.

Se perdieron bastantes empleos en el sector, dijo Ceballos, pero se prevé en las siguientes semanas se logre recuperar labores para integrar las otras 28 mil máquinas (que representarían unos 40 mil empleos).

La normalización de la demanda dependerá de Estados Unidos y del comportamiento de los contagios de coronavirus. Por ahora, dijo, a pesar de hay muchos contagios hay pocas muertes, y esos son parte de los indicadores que ese país ve.

Se mantiene servicio de transporte de personal ya que aún no se ha reactivado el transporte, mencionó.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía.

Call center, aumentó puestos empleos, pero seguirá en teletrabajo

Otro de los sectores intensivos en recurso humano es el de Contact Center & BPO. Este ha pasado por varios escenarios dentro del confinamiento de la pandemia ya que inicialmente se previó una fuerte caída en la demanda de servicios y los primeros escenarios eran caías de exportaciones desde 4.2% a 11%.

Sin embargo, es Ninoshka Linde, gerente de Contact Center & BPO de Agexport, explicó que la demanda ha aumentado por varias razones, una el cambio de patrón en el consumo y se ha requerido más servicio de soporte de los contact centers tanto para compras como para servicios.

Además, que las empresas clientes están optando por la relocalización de contratación de sus servicios para diversificar el riesgo debido a decisiones que políticas que hubo en algunos países durante la pandemia y prefieren tener pequeñas operaciones en varios países, lo cual se ha vuelto una gran oportunidad para Latinoamérica. Y, debido a la crisis financiera las empresas deben ser más eficientes en sus costos por lo que la industria de tercerización se vuelve una opción porque el personal para una empresa ya no es un gasto fijo sino se convierte en gasto variable.

Respecto al personal, mencionó que desde casi finales de marzo el sector está operando con el 80% de sus trabajadores en teletrabajo y 20% presencial. Ahora con la flexibilización de restricciones las empresas no tienen previsto regresar inmediatamente, sino hasta diciembre próximo, mencionó. Además, algunas están integrando el teletrabajo como parte de su política de operación.

Esas decisiones se deben a que, aunque inicialmente se tenía dudas del impacto en la seguridad de las labores y productividad, pudieron comprobar un aumento en el índice de productividad de entre el 7% y el 11% dependiendo de las empresas de que se trate, además que el personal está comprometido y agradecido que les hayan permitido laborar desde sus hogares, agregó.

“Se empezaron a subir las métricas desde casa, la productividad empieza a apuntalarse” y los índices de satisfacción del cliente aumentaron además de que ciertos elementos de burocracia han disminuido, mencionó.

Además de abril a agosto se prevé aumentar en 5 mil 500 el número de puestos de trabajo con respecto de lo que contaban en marzo recién pasado. Se estima que en la actualidad hay unos 47  mil empleos en el sector de los cuales entre 85% y 90% son en servicios de exportación de empresas asociadas a Agexport.

Linde dijo que al emitirse las restricciones en el país en marzo pasado, las empresas tuvieron una semana para prepararse e invirtieron mucho en logística de distribución y reubicación del personal en sus respectivos hogares, con equipo, en algunos casos módems o equipos para mejorar el acceso a internet, y en otros casos se les proveyó silla o alguna mesa porque no tenían un área donde laborar.

“No vamos a cambiar la modalidad que tenemos ahora, porque creemos que hay demasiada incertidumbre y como sector invertimos mucho dinero para llevar al personal a laborar a su casa” dijo Linde y expuso que el retorno a la oficina se hará hasta que se estabilicen las designaciones del presidente ya que sería otro gasto regresar al personal y luego si cambian las restricciones volverlo de nuevo establecer el trabajo en casa.

Te puede interesar: Epidemiólogos temen escalada de contagios y muertes tras nuevas disposiciones oficiales

Cómo se reportan al Mineco y al Mintrab

Sigfrido Lee, asesor del Ministerio de Economía (Mineco) dijo que los patronos deberán seguir actualizando cada 15 días el sistema de suspensiones de contratos laborales que está disponible en línea reportando las planillas de los trabajadores que siguen suspendidos.

A este sistema tienen acceso tanto el Mineco como el Ministerio de Trabajo (Mintrab), y ahí es donde ambas instituciones tendrán la información de qué trabajadores cambiaron de estatus en su contrato.

Uno de los cambios de estatus puede ser porque los empleados retornan a sus labores mencionó Lee, pero en el formulario de actualización no se incluyen explicaciones del cambio.

El patrono debe actualizar la planilla de suspendidos un día después de finalizada cada quincena. En este momento se está procesando la primera quincena de julio, dijo Lee, aunque mencionó que algunos empleadores no hacen la actualización de forma rápida.

En la actualización se debe colocar la fecha de pago, si un trabajador está suspendido 10 días de agosto, pero regresa a trabajar el 11, entonces lo correspondiente a esa quincena, el Estado le pagará 10 días y el resto lo deberá pagar el patrono, agregó.

Si una suspensión es levantada y el trabajador regresa a laborar, pero posteriormente es suspendido de nuevo, el patrono de deberá hacer un trámite nuevo de suspensión en dicho sistema electrónico.

Al 27 de julio, 171 mil 826 trabajadores, provenientes de 16 mil 450 empresas estaban suspendidos y se les había brindado el bono de protección al empleo, según datos del Mineco.

*En alianza con Prensa Libre

banner descarga ca.jpg