Por Uriel Naum Avila

“Todo cambia, nada es”, decía el filósofo griego Heráclito de Efeso, y los cambios vertiginosos que vivimos así lo comprueban. No hacer nada ante ese ‘tsunami’ provocado por la Cuarta Revolución Industrial y las propias problemáticas de la modernidad, e impulsado aún más por la pandemia Covid-19, es prácticamente esperar a que la ola te sumerja.

Buscar adaptarte a la nueva realidad y reconfigurarte no asegura tu sobrevivencia, pero sí disminuye las posibilidades de que el ‘tsunami’ te arrastre y desaparezca. Esto lo han entendido muy bien tres nichos de negocios en Centroamérica que, sin mirar a otras latitudes como en el pasado lo hemos hecho (¿cuántas veces buscamos en Estados Unidos o Europa las respuestas a problemáticas locales?), son ejemplo de lo que otros sectores y empresas de la región les queda por hacer para sobrevivir. Se trata de las industrias del cine, oficinas y eventos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica.

  1. Industria del cine

Las salas de cine fueron de las primeras en cerrar por la pandemia y de las más afectadas por la sana distancia. En países como Costa Rica este sector alentó una sana competencia en la que diversos jugadores involucrados (empresas de alimentos, producción, música, etc) impulsaron el regreso de los autocinemas, muy similares a los que tenían lugar en los años 60.

Uno de los proyectos más exitosos es Autocine Clandestino, el cual involucra la cinematrografía con el gusto a la gastronomía de alto nivel, mismo que ha evolucionado hacia conceptos como AutoDisco y AutoTeatro. “La idea de este proyecto es ayudar en estos tiempos difíciles de Covid-19 a las personas que se encargan del desarrollo y producción de eventos: artistas, cantantes, chefs, bailarines, Dj’s, etc, que se quedaron sin medios de trabajo. También nos interesa proyectar ahora arte latinoamericano en todas las líneas, con un mensaje para estos tiempos de cambio”, dice su fundadora Mariela Abarca.

Te puede interesar: Guatemala, primer destino de comercio electrónico desde zona franca de Panamá

  • Industria de oficinas

En ciudades como la de Panamá o la de Guatemala, la industria del real estate se ha visto severamente afectada por Covid-19, y después de que ha quedado claro que el home office sí funciona, pese a que todavía tiene muchas áreas de oportunidad para una mejor operación entre empleados y empleadores, es un hecho que el sector bienes inmuebles de oficinas será de los que después de la normalidad difícilmente volverán a tener los crecimientos obtenidos en años anteriores.

En este sector lo que ha estado sucediendo es que los propios administradores de coworkings se han acercado con los operadores de oficinas tradicionales para buscar alianzas donde ambos ganen, unos poniendo los espacios y otros volviéndolos rentables, considerando que este modelo de trabajo se adapta mejor a las necesidades actuales de flexibilidad laboral, pero en condiciones superiores a las del home office, solo que sin tener que requerir metros y metros de espacios improductivos. Además, muchos de los coworkings ofrecen alternativas de salud y bienestar, como lo demanda la actual situación y la propia vida agitada de las sociedades modernas.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía.

  • Industria de eventos

En el caso de los realizadores de eventos, ya que por obvias razones no hay posibilidades para reunir a decenas o cientos de personas para la realización de un congreso o una exposición, por ejemplo, en países como Costa Rica están comenzando a planear rumbo al último cuarto del año la realización de foros y expos virtuales.

Incluso, la industria de eventos ha propuesto la posibilidad de que los proveedores de este sector puedan ofrecer sus servicios también de manera virtual. Esto consistiría en que las personas que busquen realizar una exposición puedan conocer por medio de tecnologías audio-visuales las ofertas de servicios y productos en un recorrido virtual tan real como si la persona hubiera ido a un sitio físico a conocerlas.

Heráclito también tenía otra frase: “si no esperas lo inesperado no lo reconocerás cuando llegue”. Estos nichos de negocios en Centroamérica no solo se han preparado para lo inesperado (¿quién esperaba una pandemia?), han decidido mutar, y eso los pone un paso adelante de otras industrias.

*El autor es periodista de negocios de Latam y consultor en comunicación.

banner descarga ca.jpg