EFE.- El Parlamento de Panamá aprobó este jueves un proyecto de ley que crea una normativa especial que busca atraer al país a multinacionales manufactureras, como parte de las acciones para reactivar una economía golpeada por la pandemia de la COVID-19.

Se trata del Proyecto de Ley 355, que crea el Régimen Especial para el Establecimiento y la Operación de Empresas Multinacionales para la Prestación de Servicios Relacionados con la Manufactura (EMMA), aprobado este jueves en tercer y último debate por la Asamblea Nacional (Parlamento).

La norma aprobada contempla que los servicios de estas multinacionales podrán desarrollarse en diferentes partes del país y se desempeñarán en manufacturas de productos, servicios de embalaje de productos, maquinarias y equipos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica.

El ministro de Comercio, Ramón Martínez, señaló que con esta normativa las manufactureras multinacionales se podrán beneficiar de “incentivos fiscales, migratorios, laborales y aduaneros, además de capitalizar las bondades de los regímenes especiales ya existentes” en el país como las Zonas Francas, Zona Libre de Colón y Panamá Pacífico, entre otros.

El Ministerio de Comercio e Industrias, que propuso el proyecto, señaló que la iniciativa forma parte de las acciones de recuperación económica del país, en la búsqueda del mantenimiento y la creación de empleos mediante la atracción de inversión extranjera directa.

Debido a la pandemia, la economía de Panamá caerá un 9 % este 2020 y se recuperará en 2021, cuando se expandirá un 4 %, según una previsión revisada del Gobierno revelada el pasado 30 de julio.

Con el nuevo régimen especial, conocido como EMMA, la idea es que las multinacionales inyecten a la economía con el uso de instalaciones o el desarrollo de nuevas infraestructuras, alquiler o compra de equipos, contratación de personal, compra de bienes y servicios, contratación de seguros y servicios financieros, entro otros, y que aporte en la dinamización de otros sectores como turismo, educación y consumo en general.

La empresas que se acojan a este régimen especial deberán apegarse a disposiciones legales en materia ambiental, y asumir el compromiso de transferir tecnología y desarrollar capacidades por la vía de la creación de un centro de enseñanza técnica por parte de las multinacionales en su conjunto.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía.

Igualmente podrían gestionar la adopción de programas de capacitación con universidades o centros educativos para el adiestramiento del personal nacional, a fin de integrar la fuerza laboral panameña que requieran las empresas.

El diputado Ricardo Torres, del gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD), dijo que la atracción de estas corporaciones “le da el carácter y la personalidad a nuestro país como un centro logístico de servicios” y potencia las ventajas competitivas de Panamá “creando un sistema de incentivos integrales (fiscales, migratorios, laborales, y aduaneros)”. 

banner descarga ca.jpg