Llegar a León, Nicaragua es enfrentarte de un solo golpe al pasado remoto y reciente del destino turístico más importante de este país centroamericano. Intentar definir en una sola palabra a esta ciudad colonial es por demás complicado; pues lo mismo alberga numerosos templos religiosos, que una historia artística y cultural importante, así como una impresionante belleza natural rodeada de volcanes y lagos que te dejará sin palabras.

La Catedral de León, de arquitectura barroca y neoclásica, es el lugar ideal para comenzar una aventura que te transformará en muchos sentidos. Ésta es considerada la segunda ciudad más importante de Nicaragua, sólo detrás de su capital, y alberga un secreto que únicamente se revela a quienes se atreven a conocerla.

León Nicaragua
Foto: Hernes Rivera/Unsplash

Ahí se ubican las ruinas de una de las primeras ciudades coloniales españolas en América, que se conservaron por mucho tiempo gracias a la arena volcánica que las sepultó tras una erupción. Por ello, perderte entre sus calles te permitirá descubrir un casco urbano que de igual manera ofrece una vistosa arquitectura colonial, que una nutrida oferta cultural de museos y galerías de arte, así como más de 40 templos religiosos.

El más relevante es sin duda su Catedral, en cuyo interior yacen los restos de Rubén Darío, el poeta más importante de Nicaragua, y de Centroamérica entera. Su tumba está resguardada por un León de aspecto entristecido.

Esta ciudad colonial también es considerada la capital de la Revolución, pues fue la primera que logró liberarse de la dictadura impuesta por la familia Somoza, contra la que el movimiento sandinista tuvo un papel importante. Resultado de ello; mientras deambulas por sus hermosas calles descubrirás un sinnúmero de pinturas murales, las cuales dan cuenta de ese momento histórico.

Espíritu de aventura

León Nicaragua
Foto: Chiara/Flickr.

Después de enamorarte de toda esta riqueza arquitectónica y cultural, quizá tu naturaleza aventurera te lleve a tomar un tour por alguno de los espectaculares volcanes que distinguen a esta tierra. Uno de los más famosos es Cerro Negro

Las sorprendentes vistas en el camino de ascenso a este cerro bien valen la aventura. Pero como todo lo que sube tiene que bajar, ahí es común realizar ‘sandboarding’; es decir, deslizarte sobre una tabla por una empinada ladera de más de 700 metros de distancia, en donde la velocidad de descenso empieza a adquirir niveles vertiginosos.

Si prefieres una actividad más tranquila, bien podrías realizar un recorrido por la destilería ‘Flor de Caña’, y probar el ron que le ha dado fama a Nicaragua en el mundo entero. No puedes emprender el camino de regreso y decirle adiós a esta hermosa ciudad colonial, sin antes haber visitado las playas de la costa del Pacífico, ya que algunas de ellas son excelentes para realizar surf.

Así descubrirás por qué León es considerado el lugar más turístico de Nicaragua.

También te puede interesar: Top 3: pueblos coloniales de Centroamérica que te dejarán sin palabras

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí