Por Manuel Guillermo Silva*

El acelerado desarrollo de las TIC y de Internet en las últimas décadas en el mundo ha provocado una mayor disponibilidad de conocimiento y de crecimiento económico, pero también ha originado una mayor brecha de desigualdades. En el caso de LATAM, a pesar del crecimiento de penetración de Internet y las mejoras tecnológicas en los últimos años, el insuficiente nivel de infraestructura y uso de las TIC existente en América Latina supone un reto para crecer en los próximos años y, tras la pandemia COVID-19, la Educación tendrá un papel clave en el desarrollo económico.

En la actualidad, existen profundas desigualdades en el acceso a las TIC en los hogares latinoamericanos y esta brecha digital se presenta desde el punto de vista de atraso latino respecto al avance TIC en EEUU y Europa y, por otro lado, una brecha interna entre regiones a nivel de ingresos, lugar de residencia y los ciclos de vida familiar, entre otros.

Siendo clave la Educación en el desarrollo TIC, los países latinoamericanos han desarrollado políticas nacionales sobre las TIC en el sector Educativo desde el año 2004 con La Red Latinoamericana de Portales Educativos (RELPES), pero siendo insuficiente en la mayoría de las poblaciones. No se trata solo de instalar la tecnología en las escuelas y esperar que las apliquen correctamente los profesores, sino también en tener la suficiente capacitación del profesorado que permita integrarlo en los procesos de enseñanza y que los alumnos puedan aplicarlo de una forma integrada.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

No obstante, el acceso TIC desde las escuelas compensa significativamente las desigualdades a nivel de los hogares, pero todavía queda bastante camino por recorrer. Se ha crecido en penetración de Internet e instalación de equipos, pero la conectividad e infraestructura todavía es insuficiente y se nota, en especial, en los hogares de zonas geográficas más subdesarrolladas. La gestión educativa juega un papel clave en el desarrollo económico del país y la capacitación del profesorado en diferentes niveles es clave para integrarlo en la enseñanza y el hecho de que lo apliquen los estudiantes es una necesidad hoy en día.

El confinamiento provocado por la pandemia COVID-19 ha dado lugar al cierre temporal de escuelas en todo el mundo y, por tanto, se ha producido una aceleración de la educación en línea. Cuando se trata de aprendizaje desde el hogar, la conectividad es uno de los factores principales del proceso, pero hay otros desafíos que abordar. Por ello, los Ministerios de Educación de varios países junto al Banco Mundial, han juntado esfuerzos con el objetivo de ofrecer oportunidades de aprendizaje a distancia haciendo uso de las TIC, durante la crisis. Algunos de los ejemplos son el contenido educativo a coste cero en Internet, fondos de servicio universal para la conexión de escuelas a Internet en todo el mundo, mayor aprendizaje móvil, radio educativa para los estudiantes que no cuentan con medios en sus hogares, etc.

En definitiva, la Educación es clave para reducir la brecha digital existente a nivel latino y, en especial, desde los hogares y, por otro lado, para hacer frente al crecimiento de la formación en línea. La situación actual de pandemia ha acelerado los procesos de aprendizaje y, para ello, se requiere también una mayor acción política coordinada con los centros educativos que produzca una mayor digitalización y uso TIC. Esto ayudará a reducir las brechas digitales y económicas internacionales e internas de los países y permitirá aprovechar más oportunidades.

*Consultor Digital