EFE.- El ayuntamiento de la ciudad flamenca de Haaltert (centro de Bélgica) optó este miércoles por prohibir a un hombre recibir visitas en su casa después de que se saltara las normas para contener la expansión del coronavirus en dos ocasiones este mes al organizar fiestas en su domicilio.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La medida, que el infractor ha aceptado, consiste en que nadie salvo los miembros de la familia que residen en esa misma casa pueda visitarla hasta que acabe el mes de agosto, informó el diario Le Soir.

La policía local había tenido que intervenir en dos ocasiones para cortar la celebración de dos fiestas en días consecutivos a principios de este mes de agosto, una con cincuenta personas y la otra con veinte.

Desde el 29 de julio y durante un mínimo de cuatro semanas, Bélgica ha reducido a solo 5 personas por semana la “burbuja social” con la que se puede mantener un contacto más estrecho.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Se trata de personas de fuera del hogar -entre las que no se contarán los menores de 12 años– con las que se mantienen contactos cercanos y con por los que la distancia de seguridad no está siempre garantizada.