La pandemia ha demostrado tener un impacto desproporcional hacia las mujeres, ya que la probabilidad de que ellas trabajen en sectores sociales e informales es muy alta, señaló el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI señala que es de suma importancia buscar estrategias políticas y económicas para ayudar a mediar los efectos negativos en materia de igualdad de género y seguir impulsando el progreso que se ha dado durante ya 30 años.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los sectores más afectados por las medidas de prevención contra el COVID-19 son principalmente los sociales y es donde la mayoría de mujeres trabajan. “En Estados Unidos, aproximadamente el 54% de las mujeres que trabajan en sectores sociales no pueden hacerlo a distancia. En Brasil, es el 67% y en países de bajo ingreso solo el 12% puede trabajar a distancia”, mencionó el organismo internacional.

Las mujeres suelen trabajar en sectores informales en mayor proporción que los hombres, por lo que las deja con un salario menor, sin protección de la legislación laboral y sin prestaciones como pensiones o un seguro médico. En Colombia la pobreza entre las mujeres a aumentado un 3.3%.

La Organización de las Naciones Unidas estima que tras la pandemia el número de personas que viven en situación de pobreza en América Latina y el Caribe aumente a 214 millones, muchas de ellas mujeres y niñas.

En India, desde que comenzó la pandemia los sitios web de matrimonios han registrado un alta del 30%, porque los padres buscan asegurar el futuro de sus hijas a través de un matrimonio, por lo tanto, interrumpe su crecimiento de productividad y perpetúa el ciclo de la pobreza entre las mujeres, desatacó el FMI.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

La coalición para el empoderamiento económico de las mujeres fue creado por las mujeres lideres latinoamericanas como un esfuerzo para aumentar la participación de la mujer en la recuperación económica tras la pandemia.

Dicho programa permite que los trabajadores informales reciban donaciones equivalentes al 30% del salario mínimo.