Por Nohelis Ruiz Arvelo

Las empresas bien dirigidas son el pilar de la competitividad sostenible a lo largo del tiempo. El talento directivo es diferente al liderazgo, aunque ambos son esenciales dentro de las organizaciones, puesto que deben adaptarse a cambios de forma constante. Estos perfiles directivos necesitan de un desarrollo estructurado y una capacitación para optimizar su desempeño como directores, de forma eficiente y efectiva. Existen dos perspectivas desde las cuales abordar el desarrollo de talento directivo:

  • Perspectiva Individual: enfocado en la persona
  • Perspectiva Grupal: Enfocado en la Organizacional

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

La clave está en que los perfiles directivos, desplieguen un conjunto de capacidades particulares que impacten y generen valor en la empresa, al mismo tiempo que en los empleados, y cimentado en el liderazgo. Para poder dirigir una empresa se requieren capacidades y habilidades que le permitan al talento llevar a cabo su función directiva. Los perfiles directivos deben orientarse a acciones más racionales y sistemáticas con el objetivo de que la empresa sea más eficiente y eficaz. A diferencia de los líderes que inspiran, promueven y estimulan, los directivos se enfocan más en la:

  • Control
  • Gestión
  • Planeación
  • Supervisión
  • Coordinación

Una de las diferencias que podemos observar entre líderes y directivos, es que los líderes ante alguna situación no reaccionan, esto pasan a la acción antes de que se produzca, conciben y plasman ideas, pero no en forma reactiva. La forma de actuar de los líderes viene dada desde lo individual y dinámica, en referencia a las metas organizacionales. Muy diferentes de los directivos, estos están en escenarios posibles, deseables y necesarios.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Dicho esto, la gestión del desarrollo del talento directivo que ejerce recursos humanos se enfoca en las virtudes intelectuales de estos perfiles y la agilidad en aprender, y poner en práctica lo aprendido. Saber cuándo los conocimientos adquiridos dejan de estar vigentes y aprender otros nuevos para el ejercicio de sus funciones. El desarrollo del talento directivo debe abarcar dos visiones, es decir desarrollar los conocimientos técnicos intelectuales y aquellos más relacionados con capacidades, habilidades y destrezas.

Seguidamente una lista de las capacidades que debe tener un director:

  • Evaluar situaciones y priorizar acciones
  • Crear, estimular y trabajar en equipo, con los diferentes departamentos dentro de la organización y contribuir al desarrollo de capacidades y habilidades de cada empleado
  • Comunicación efectiva: hacerlo de forma adecuada y oportuna utilizando los diferentes canales, tanto a nivel interno como externo
  • Mantenerse en la ética y los valores, individuales, profesionales y corporativos; en situaciones normales del día a día y de crisis
  • Capacidad analítica relacionada con las líneas de acción y aplicar un enfoque práctico para su implementación
  • Definición de objetivos, metas, detección de necesidades, planeación de actividades y acciones acordes a la estrategia empresarial  
  • Capacidad de proyectar cambios y mejoras para conseguir de forma constante resultados óptimos según los planes de la empresa
  • Influencia, persuasión, inspiración, en todos los miembros de la organización y fuera de ella
  • Capacidad de definir y crear una visión clara con relación a la estrategia a largo plazo de la empresa u organización
  • Investigar, recaudar información valiosa y tendencias que se utilice para la toma de decisiones y pueda proyectar o ajustar enfoques
  • Capacidad relacional, para el trato honesto y cordial con empleados y todo el entorno organizacional
  • Autoevaluación y utilizar las sugerencias u opiniones de otros para identificar sus propias oportunidades de desarrollo y encontrar como activarlas

Los directivos deben estar comprometidos con su rol y lograr plasmar sus conocimientos para afrontar las situaciones del día a día y los desafíos en el presente y poder dirigirse al futuro, con lo cual, estará proyectando a la empresa u organización, que es otra de sus funciones esenciales.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.