Por Fernando Llorca Castro *

El epicentro de la pandemia Covid-19 se encuentra en Latinoamérica.  La cantidad de casos ha crecido exponencialmente en la región y el riego de contagio para los turistas que nos pretendan visitar, es significativamente alto. Un Turismo 4.0 en tiempos de la pandemia Covid-19, es la mejor respuesta.

La normalidad como la conocimos regresará realmente cuando se desarrolle un tratamiento específico o una vacuna para prevenir la infección y sus consecuencias.  Mientras eso no suceda, debemos lidiar con el período de transición, que algunos, han calculado en años, inclusive.

La actividad turística no puede detenerse para los países que han basado gran parte de su economía en ella.  Los gobiernos se encuentran en la disyuntiva de reabrir fronteras a los turistas y al mismo tiempo, aumentar el riesgo de reingreso del virus al país.

Le invitamos a leer: Covid-19 abre oportunidades para el turismo ecológico

Por otro lado, los visitantes que se animen a viajar a destinos turísticos quieren hacerlo a sitios que ofrezcan garantías mínimas de bajo riesgo de contagio.  Al mismo tiempo, si llegan a tener cualquier problema de salud, quieren seguridad de que los servicios asistenciales locales no van a estar colapsados.

Opciones 4.0

La cuarta revolución industrial (4RI), ofrece muchas opciones al alcance de los sectores Salud y Turismo para resolver estos dilemas, específicamente el pasaporte sanitario, un clasificador de riego y espacios seguros acreditados.  En todos los casos generando códigos QR, que serán llaves electrónicas de acceso a distintos lugares, tanto para clientes como para los trabajadores.

Pasaporte Sanitario.  Existen pruebas PCR con la sensibilidad y calidad suficiente, como para proporcionar una garantía de resultado suficiente al turista, antes de viajar. 

Ese resultado, puede registrarse en una aplicación o APP administrada por las autoridades del país de destino, para su confianza y seguimiento de casos.  Esa aplicación debe ser de descarga gratuita y obligatoria para el turista en el teléfono celular del cabeza de familia, al menos. Si registra dos resultados negativos con intervalo de 15 días entre ambos y que el último sea 48 horas antes de tomar el avión, podrá viajar.

Clasificador de Riesgo.  En esa misma aplicación para celular, donde debe estar regulado el no separarse de él, se debe establecer un código de colores tipo semáforo, que lo identifique como de alto (rojo), medio (amarillo) o bajo (verde), riego. 

Basado en los antecedentes patológicos como el ser diabético, fumador, asmático, adulto mayor, etc., combinándolo con los resultados de pruebas PCR que se documenten y el historial de visitas a comunidades o contactos con casos positivos, en un plazo de tiempo determinado. La idea es identificar esos riesgos y aislarlos rápidamente para evitar sus consecuencias.

Espacio Seguro Acreditado.  Especialmente útil para cruceros u hoteles en modalidad todo incluido.  La misma aplicación adaptable a brazaletes resistentes al agua.  Ya existen acreditaciones hoteleras para espacios libres de coronavirus en España u otros sitios de Europa. 

Y se puede monitorizar la presencia del virus de Covid-19, en aguas residuales del barco u hotel, secciones de éste, piscinas o inclusive habitaciones si es necesario, como se ha hecho en Costa Rica recientemente con comunidades enteras y edificios, con la misma intención de intervenir para aislar y no poner en riesgo la operación completa.

Le invitamos a leer: Costa Rica presenta su estrategia para el rescate del turismo

Turismo y costos

Los costos deberán ser compartidos entre los distintos actores.  La aplicación y conectividad deberá correr por los gobiernos que pretenden ofrecer ese país seguro a sus visitantes.  La tarifa Covid-19 para el cliente ya existe en gran cantidad de servicios en EE. UU., por ejemplo, y se asocia a los costos en higiene, mascarillas y pruebas necesarias para ofrecer un servicio seguro.

El virus que causa Covid-19 llegó para quedarse. Con la noticia de que la inmunidad de grupo no se da tan fácilmente con este agente infeccioso y de la posible reinfección, hay que tomar acciones para contrarrestarlo.  Los turistas esperan que los países anfitriones puedan ofrecer alternativas seguras con bajo riego de contagio en su oferta turística, mientras llega una solución terapéutica o vacuna accesible.  Un Turismo 4.0 es la mejor opción.

Le invitamos a leer: Costa Rica es el mejor destino turístico de Centroamérica en 2019: FEM

* Dr. Fernando Llorca Castro es Embajador de Costa Rica ante los Estados Unidos de América. Ex Ministro de Salud de Costa Rica y Ex Presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.