X
BREAKING
Bitcoin en El Salvador: Mitos y realidades

Por Uriel Naum Ávila*

El crecimiento de esquemas como el Business Process Outsourcing (BPO) en países como Brasil, México, Costa Rica y Colombia durante los últimos años ha sido exponencial, principalmente en áreas como Finanzas, Recursos Humanos, Retail, Logística, Contabilidad y Tecnologías de la Salud, entre otras. 

Tan solo en Colombia, el crecimiento anual de servicios de soporte para empresas se estima en 19%, y todo indica que bajo el actual entorno de incertidumbre y disminución de recursos en las empresas por Covid-19, muchas firmas estarían adoptando aún más este tipo de modelos.

También puedes leer: Los impactos de Covid-19 en materia de ciberseguridad

Las causas del crecimiento que se estima en los modelos de tercerización van más allá de la disminución de costos. Tienen que ver con aspectos que vino a modificar la pandemia en el mundo de los negocios, de acuerdo a jugadores importantes del sector como Andrea Villamizar, CEO de Grupo Soluciones Horizonte (GSH), una de las firmas líderes en Colombia en temas de outsourcing, junto con Adecco y Nexarte.     

“Covid-19 vino a modificar desde los esquemas laborales de las empresas hasta patrones de consumo de los clientes, incursiones no previstas en canales digitales, la manera en hoy se valoran las marcas y protocolos de salud que meses atrás no existían. Son temas que las empresas están tratando de resolver y que las firmas de BPO les podemos solucionar muy rápido”.

De alguna manera las empresas que ofrecer outsourcing de servicios van un paso adelante en las necesidades que ha venido a plantear la pandemia, asegura Andrea Villamizar, ya que desde tiempo atrás estás vienen trabajando, por su propia necesidad de hacer eficientes los procesos, en temas de digitalización, automatización y hasta inteligencia artificial.   

“El outsourcing, en estos momentos de confusión, permite a las empresas no distraerse en resolver operaciones que no son su core business, y de esta forma realizar reestructuras de la organización o inversiones de manera más consciente”, añade la ejecutiva de GSH.

LOS CUESTIONAMIENTOS

Para cualquier empresa puede resultar atractivo disminuir sus costos hasta en 50%, como sucede en áreas de gestión de talento humano; sin embargo, existen retos para las firmas de outsourcing que no les son ajenos en los distintos países de Latinoamérica, y que tienen que ver con la confianza por parte de empresas y gobiernos y en cómo identificar a las empresas que sí se manejan en el marco de la ley de las que no.

“Colombia es uno de las países más rigurosos en materia de seguridad y salud, y te vigila. Es decir, las normatividades claras ayudan mucho. Por otra parte hay desconocimiento de muchos empresarial de cómo funcionan el outsourcing, y les da temor, por ejemplo, la fuga de datos, pero para eso existen contratos exigentes. Y la clave está en escoger muy bien al aliado”, apunta Andrea Villamizar.

Otro temor de las empresas es que al contratar los servicios de gestión para áreas como la de Recursos Humanos se tenga que ceder el control y la toma de decisiones, así como que exista poca capacidad para impulsar iniciativas de desarrollo de talento, aunque las empresas de BPO defienden que ambas tareas pueden ir en paraleo.

Los sectores que más estarían apostando a la tercerización de servicios serían telecomunicaciones, logística, financiero y tecnología, aunque cada vez más sucede, según la directiva de GSH, un fenómeno reciente, y que es el de más pymes y startups integrando estos esquemas en su operación.

*El autor es periodista de negocios de Latam y consultor en comunicación empresarial.