Neyvi Tolentino revoluciona el quehacer jurídico en España mediante la implementación de herramientas de Inteligencia Artificial en su despacho, como un robot al que llaman RoBerta, que responde consultas de los clientes al instante vía digital y organiza expedientes.

El bufete Tolentino Abogados, especializado en temas de extranjería e inmigración, es reconocido como el primero en utilizar esa tecnología en el país, la cual el año pasado le permitió evaluar una gran cantidad de casos de personas de ascendencia judía que podían optar por la nacionalidad de la nación ibérica antes de que en octubre pasado se cerrara el plazo para presentar solicitudes.

Somos el único despacho de España que aprobó más de 3,000 apellidos de búsqueda y eso fue posible porque con RoBerta pudimos analizar alrededor de 156,000 expedientes”, dice la profesionista, a quien por esa iniciativa tecnológica le otorgaron en 2019 el premio “Emprendedor inmigrante del año”.

Le invitamos a leer: Ileana Rojas, al frente de la innovación en Intel

Neyvi emigró de República Dominicana en 2007, con 22 años, rumbo a Inglaterra, para estudiar inglés jurídico, pero pocos meses después la vida le desvió la ruta de sus propósitos hacia la península ibérica, a donde llegó sin proponérselo, para recuperar una maleta que había dejado por error cuando hizo escala en Madrid, en su primer vuelo a Reino Unido.

Sin regreso

Estando en España decidió mudarse allí para estudiar una maestría en Negocios Internacionales. Continuó su formación académica en el lugar con otros estudios en asesoría jurídica de empresas y un master administrativo, para poder ejercer su profesión en la nación europea.

Cuando la crisis económica provocó el mayor índice de desempleo en la llamada Madre Patria en 2009 y sus amigos decidieron regresar a sus países de origen, Tolentino apostó a quedarse y se arriesgó sola a emprender una plataforma web que denominó “Estudiando en Madrid”, enfocada en otorgar asesoría para estudiantes extranjeros interesados en obtener la residencia y trabajo.

“He aprendido que al lugar que llegas te tienes que integrar, a veces acusamos a los lugares porque no nos integramos y hacemos guetos; yo no vine con la idea de vivir con mis costumbres dominicanas, yo vine aquí a integrarme; cuando lo haces, perteneces a la cultura, a las personas y te ganas la confianza de la gente”, explica.

Le invitamos a leer: Pelosi, Thunberg y Rihanna entre las 100 mujeres más poderosas del mundo

En 2012, la plataforma web se convirtió en Tolentino Abogados, una oficina que funcionaba en el espacio de la pequeña cocina de un apartamento que alquiló junto con unos amigos. Ese modesto despacho creció y hoy ocupa un piso de 400 metros cuadrados en la zona madrileña Plaza Castilla.

“Muchos factores que frenan el éxito son mentales, nos agarramos de la excusa de las cosas que otros no han hecho por racismo, por temor a que te señalen, y no es así, todo se puede lograr, es cuestión de tener constancia, responsabilidad y evitar las excusas, cuando estás muy cerca de cumplir algo es cuando más obstáculos vas a tener y es el reto a superar para que pases al siguiente nivel”, asegura.

Mujer resiliente

Pablo Sánchez, su esposo, también su socio en el despacho, le atribuye el poder de superar sus miedos: “No es que ella no tenga miedo, sí los tiene, pero sabe salir adelante a pesar de eso”.

Ella ha demostrado también el poder de la resiliencia, porque ha sabido levantarse de muchas caídas, como cuando en 2016 pasó por una mala racha en su bufete o como cuando en abril pasado se le borró todo el historial de su perfil laboral en internet y ahora se encuentra construyendo su huella digital otra vez, mientras instala una extensión de su oficina en Portugal.

“Tienes que aprender a no tener miedo al fracaso, a vivir la experiencia y aprender del fracaso, si te toca, porque te vas a caer muchas veces y tienes que estar preparado para eso; lo que tienes que hacer es construir sobre una buena zapata”, concluye.

Le invitamos a leer: Mujeres son mejores líderes que los hombres: Obama