EFE.- Guatemala registró un crecimiento de casos de COVID-19 en la provincia durante los últimos 45 días y un descenso de contagios en la capital del país y sus municipios aledaños, según datos divulgados este miércoles por el Ministerio de Salud.

 El departamento de Guatemala, con 3.5 millones de habitantes y donde se ubica su urbe metropolitana, aglutinaba el 69 % de los casos a principios de julio y de acuerdo a la cartera sanitaria la cifra se ha reducido en un 10 %.

Por el contrario, en el interior del país se han producido nuevos focos, especialmente en los departamentos de Izabal (en la costa atlántica), Totonicapán y Sololá (ambos en el oeste).

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

El país registraba hasta la última actualización del martes un total de 63,847 casos positivos del coronavirus y 2,419 decesos a causa de la enfermedad, la cifra más alta de Centroamérica.

El primer caso fue detectado el 13 de marzo en el país y desde entonces el 59 % de los contagios corresponden al departamento de Guatemala, seguido por los departamentos de Escuintla (5.7 %), Quetzaltenango (5.6 %) y Sacatepéquez (4.4 %).

El director de la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia COVID-19, Edwin Asturias, explicó el martes en rueda de prensa que el departamento de Guatemala se encuentra “a la baja” en el número de casos, mientras Izabal “va acelerando hacia el pico”.

Según el tablero de datos del Ministerio de Salud, Izabal es el quinto departamento con más casos, con el 3.1% del total de contagios en toda Guatemala.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Asturias también manifestó su preocupación por la “alta tasa de mortalidad” en los departamentos de Totonicapán y Sololá, pese a las “pocas pruebas” que se realizan en ambas provincias.

La tasa de mortalidad en Totonicapán y Sololá ronda el 6 %, según indicó Asturias, mientras a nivel general es del 3.8 %.

El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, ordenó el pasado 27 de julio el cese del confinamiento iniciado el 15 de marzo, cuando se confirmó la primera muerte por el virus en el país.

Al menos 54 funcionarios y servidores públicos han perdido la vida por el coronavirus y más de 1,600 se han contagiado de la enfermedad.

También puedes leer: Bukele advierte que baja de casos de COVID-19 puede variar