DW.- La propuesta del sindicato IG Metall de introducir la semana laboral de cuatro días debido a la crisis por la pandemia de Covid-19 fue rechazada por empresarios alemanes.

“La economía alemana está sufriendo un gran impacto de productividad”, dijo el lunes el director gerente de la Asociación Federal de Asociaciones Patronales Alemanas (BDA), Steffen Kampeter, al Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ).

Una semana de cuatro días con compensación salarial agravaría este impacto. “Solo superaremos la crisis si permitimos la prosperidad y la seguridad social con más empleo”, dijo Kampeter.

Caída del PIB por Covid-19

Sigue la información sobre el mundo en nuestra sección Internacional

Michael Hüther, presidente del Instituto de la Economía Alemana (IW), cercano al sector empresarial, se pronunció contra la medida propuesta por el sindicato, “porque no sería más que una extensión y, por lo tanto, una capitulación ante la crisis“, dijo Hüther a FAZ.

En este contexto, se refirió al Producto Interior Bruto de Alemania, que cayó diez por ciento en el segundo trimestre, y advirtió sobre el aumento de los costos laborales como un riesgo para el empleo.

El jefe de IG Metall, Jörg Hofmann, propuso el fin de semana acordar una semana de cuatro días como una opción para las empresas en la próxima ronda de negociaciones colectivas para evitar recortes de empleo.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

La semana de cuatro días sería la respuesta al cambio estructural en sectores como la industria automotriz“, dijo al Süddeutsche Zeitung. Sin especificar el requisito, Hofmann habló de “una cierta cantidad de compensación salarial para los empleados para que los empleados puedan pagarla”.