El líder norcoreano Kim Jong Un ordenó confiscar a todos los perros domésticos en Pyongyang, capital del país, por considerarlos un símbolo de la “decadencia occidental”.

La medida generó inquietud entre los ciudadanos por creer que en realidad se trata de una imposición para enfrentar la escasez de alimentos que está ocurriendo en el país.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Kim implementó la medida en el mes de julio, alegando que eran parte de “una tendencia ‘contaminada’ por la ideología burguesa”, dijeron fuentes anónimas al periódico surcoreano Chosun Ilbo.

“La gente normal cría cerdos y pollos en sus entradas, mientras que los oficiales de alto rango y la gente rica posee perros, lo que ha generado algo de resentimiento”, dijo la fuente al diario surcoreano.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

“Así que las autoridades han identificado a los hogares con perros y están forzándoles a entregarlos o se están confiscando y los están matando”, agregó.

La fuente anónima aseguró que los dueños de los perros “maldicen a Kim Jong Un a sus espaldas”, ya que temen que los animales sean usados para alimentar a la población en un país en el que, según estimaciones de la Organización de las Nacionas Unidas (ONU), alrededor del 40% de los habitantes necesitan ayuda alimentaria.

Puedes leer: China prohíbe criar perros para su consumo humano al no considerarlos ganado